• Page Views 793

5to Festival Anual de Textiles: Un espacio de encuentro, parte 1

art32
Texto y fotos por Yemmy Sierra
.

El 18, 19 y 20 de mayo de 2018 se realizó el 5to Festival Anual de Textiles en el Museo Casa del Risco, por lo que me esperé para escribir acerca de este evento intentando poder hacerle justicia y dándome tiempo para digerir todo lo que escuché y experimenté. El festival dejó una huella muy profunda en mí: esperanza al ver a tantos jóvenes participando en su organización y cuidando todos los detalles, el interés en que sea autogestivo y mantenerse fieles a sus principios, y también muchos cuestionamientos que surgieron de los conversatorios y muchas ganas de seguir contribuyendo a difundir las historias de los artesanos en México.

Antes del evento tuve la oportunidad de platicar con Elizabeth y Malitzin, quienes formaron parte del colectivo organizador de este año junto con otros jóvenes. Todos los que participan en el colectivo tienen muchos intereses en común con base en los textiles y las artesanías que van más allá de saber la técnica, como lo son el comercio justo y darle su valor; varios de ellos tejen o han tejido y hacen una reflexión propia de la identidad, del simbolismo y del trabajo que se realiza en comunidades. Los que forman parte del colectivo están en diferentes áreas: diseño, quehacer textil, académica, etc. Su objetivo es crear espacios de encuentro y fortalecimiento con artesanas, artesanos, productores y la comunidad en general.

El acercamiento de Malitzin a los textiles viene por su familia, su mamá es de Veracruz y su papá de Hidalgo; en Veracruz ella veía mucha variedad en la vestimenta y eso inició su apreciación por las diferentes vestimentas de todos los estados. Su abuela portaba su vestimenta de Veracruz, su tío paterno era tejedor de cruces de palma en su comunidad para el día de ramos. Malitzin también considera que la lengua tiene una relación muy importante para ella en el textil, su bisabuela paterna era nahua y sólo hablaba náhuatl y fue gracias a su papá que aprendió a ver lo hermoso y muy valioso que era y que por eso no toda la gente se vestía así; fue por eso que pudo tener arraigo e interés en una época en la que eran discriminados por portar su vestimenta. El querer estudiarlo fue por observar que poca gente en México sabe que tenemos una vasta y hermosa vestimenta; en la ciudad adquirimos prendas industriales que ya no tienen una identidad y simbología para nosotros. Malitzin quiere que se vuelva a recuperar la admiración, el respeto y el conocimiento.

Para Elizabeth el acercamiento a los textiles fue diferente, fue a través de las danzas folclóricas. Tuvo la fortuna de tener maestras de Guerrero afromexicanas, muy respetuosas de las danzas y de la vestimenta. Es ahí donde empieza a ver la riqueza y diversidad cultural, y es en la escuela donde toda la problemática de la interculturalidad y la diversidad que es relegada y el porqué está sucediendo.

Daniel Quiroz fue el que convocó a todos. Él proviene de Milpa Alta, comenzó a tejer desde muy joven en los talleres de rescate en aquella alcaldía. Cuando Elizabeth entra a los talleres de telar y ve que hay un entendimiento mutuo en cuanto a la problemática, la invita a integrarse al colectivo.

Malitzin considera que dentro del festival ha surgido un gran cambio a partir de otorgarles un espacio bien merecido a las artesanas en el que pueden dar ponencias; particularmente le resulta más interesante escuchar a las artesanas hablando de sus técnicas que a un antropólogo hablando de la técnica que investigó de una artesana. Considera que poca gente y pocas organizaciones gubernamentales han abierto espacios donde los artesanos puedan hablar sobre lo que hacen; si bien se abren espacios para venta de artesanía, no hay espacios para hablar del textil que en sí tiene su propio lenguaje con base en sus colores, las imágenes, la región de donde viene y el artesano que lo va creando. El festival ha logrado la convivencia de varias tejedoras de varias regiones en donde puedan hablar y compartir.

Continuará…

IMG_5743Yemmy Sierra. Amante de la artesanía, la comida, la vida y la buena compañía por lo que a menudo me encuentran en ferias y exposiciones junto a mi familia. Apasionada del aprendizaje, siento repentinos e intensos llamados que me han llevado desde estudiar japonés hasta loditos uno en cerámica. Me gusta sobreanalizar la vida, sumergirme en mis pensamientos, encontrar nuevos caminos, recorrerlos y desrecorrerlos. Aún conservo la esperanza en la humanidad y creo que cuando cambie yo, cambiará el mundo: he encontrado en el emprendimiento la manera de sublimarme.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Entrevista con Amanda Tovalin: “somos humanos y equivocarnos está bien”

Next Story »

‘Me dijiste’, de Tex Tex

Leave a comment