• Page Views 1530

#64Muestra: «La maldición de Thelma»

Por Asfaltos.

No cabe duda que tener la 64 Muestra Internacional de Cine en Cineteca Nacional -y próximamente en otras salas de la capital mexicana y del país-, es un alivio. En medio de la marea que significa la casi siempre poco interesante cartelera de cine comercial, la propuesta fílmica del festín cinematográfico por excelencia es una vez más de gran calidad. La variedad es también amplia, muestra de ello es la recomendación de hoy: «La maldición de Thelma» (2017).

La cinta, escrita, dirigida y producida por el noruego Joachim Trier, es sin duda una de esas propuestas fílmicas que no deben pasar desapercibidas para ustedes, si es que realmente les gusta el cine. Trier, con una breve pero sólida filmografía que le ha ganado presentar sus trabajos en festivales de cine prestigiados como los de Cannes y Toronto, nos presenta en «La maldición de Thelma» una visión interesante sobre la liberación femenina a partir de una serie de elementos que no, nada tienen que ver con el terror que su nombre podría hacernos pensar.

Thelma (Eili Harboe) es una chica solitaria que pasa sus días en la universidad estudiando biología. Con una marcada educación cristiana que se nos deja ver desde el inicio en la película, Thelma batalla con lo que aprendió en casa y lo que aprenderá en la escuela, para finalmente sentirse fuertemente aapegada por los conceptos familiares que al final la han ido definiendo desde pequeña.

Sin embargo hay varias historia alrededor que terminarán por pesar en su vida personal. En su casa el papá es el patriarca de ese pequeño núcleo conservador, mientras que su mamá es la sumisa mujer que además aferrada a su silla de ruedas termina por echar de menos la presencia de su hija Thelma. En la universidad los chicos ven con gracia la relación de Thelma con su educación familiar, que si bien es recibida con apertura, no deja de ser un tanto ridiculizada por su natural inocencia.

Joachim Trier, cuyo cine ya habíamos visto en México con «Más fuerte que las bombas» (2015), logra una cinta que mantiene al espectador absolutamente inmerso en la historia que nos presenta. Con una enfermedad poco conocida como base, a partir de la cual construye una narrativa más amplia, Joachim nos sumerge en una historia que aborda principalmente la liberación femenina de una manera que impacta y agrada.

«La maldición de Thelma» sorprende por la forma en la que se nos cuenta, tanto narrativa como cinematográficamente. En los aspectos visuales la película destaca. La fotografía es impecable y el manejo de cámara es muy bueno para producirnos lo que se pretendía. En el aspecto actoral el joven elenco se lleva la cinta, sobre todo por la protagonista quien resulta perfecta para esa amgigüedad que la película nos presenta.

Acá no hay posesiones, aunque sí algunos elementos fantásticos; acá no hay sustos fáciles o de pastelazo como me gusta llamarles, sino un auténtico suspenso que nos mantiene al filo de la butaca por saber qué es lo que pasará. En «La maldición de Thelma» hay una propuesta inteligente que se agradece como refresco no solo en la 64 Muestra Internacional de Cine en Cineteca Nacional, sino también en la cartelera comercial pues este jueves llegará a más salas para el disfrute de quienes así se lo permitan.

 

¿Recomendable? Absolutamente, y sobre todo, perfecta para empezar el debate al que los invito a sumarse en nuestras redes sociales.

«La maldición de Thelma» es parte de la 64 Muestra Internacional de Cine que se exhibe en pantallas de Cineteca Nacional hasta el próximo 9 de abril; la Muestra recorrerá posteriormente el circuito cultural del Área Metropolitana desde el 30 de marzo en sedes de Cinemex, Cinépolis, de la UNAM, del IPN y salas como el IFAL, Cinemanía Loreto, La Casa del Cine y Cine Tonalá. «La maldición de Thelma» estrenará también en salas comerciales el jueves 29 de marzo bajo el sello de Cine Caníbal.

Con imágenes cortesía de Cineteca Nacional.
Póster cortesía de Cine Caníbal.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

«Ready Player One»: cuando alcancemos a la realidad

Next Story »

Juan Alonso Rodríguez: el arte de hacer un molinillo

Leave a comment