Al gobierno mexicano le molestan las críticas en temas de derechos humanos. (Foto: Bren)
  • Page Views 987

Al gobierno mexicano le molestan las críticas en temas de derechos humanos

  • Por Daniel Higa Alquicira.

    ¿Será que el gobierno de Enrique Peña Nieto dejó de tener paciencia y ahora es más vulnerable a los ataques, tomando en cuenta que cualquier crítica en su contra puede resultar en reacciones furibundas por parte de los funcionarios?

    Al gobierno mexicano le molestan las críticas en temas de derechos humanos. (Foto: Bren)

    Al gobierno mexicano le molestan las críticas en temas de derechos humanos. (Foto: Bren)

    Esto viene a cuento debido a que el representante permanente de México ante los organismos internacionales con sede en Ginebra, Jorge Lomónaco, envió una carta a Joachim Rücker, presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, para hacerle ver el desagrado que originó la postura y las conclusiones del relator especial sobre la Tortura de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Juan Méndez, en su informe más reciente.

    En él, Méndez señaló que en México se vive “tortura de manera generalizada” y esta postura la ha sostenido sin cambio alguno, a pesar de las reacciones mediáticas e incluso llegó a afirmar que el gobierno mexicano ha ejercido “presiones para minimizar el informe”.

    “Ha sido con mucho pesar que arribé a esa conclusión, pero lo he hecho bajo el entendimiento de que su gobierno me invitó a conducir una visita para que realice una evaluación sincera de la situación, y no para minimizarla o presentarla bajo la mejor luz posible”, señaló Méndez.

    Ha sido tal el enojo del gobierno mexicano, que la Secretaría de Relaciones exteriores ya analiza la estrategia a seguir para demostrar que el relator ha sido poco ético y que contravino los artículo 12 y 13 del Código de Conducta. Incluso no se descarta la posibilidad de romper relaciones diplomáticas con el relator.

    Lo que llama la atención, es la argumentación del gobierno mexicano para decir que Méndez violó dichos artículos, ya que en la carta enviada a Joachim Rücker, se puede leer entre líneas que el problema o uno de los problemas, es que no se haya suavizado la conclusión cuando el relator tuvo todas las facilidades para hacer su investigación.

    Por un lado, se dice en la carta que “México en todo momento respetó la independencia que le es conferida en su capacidad de Relator del Consejo de Derechos Humanos, y otorgó todas las facilidades necesarias para asegurar que la visita se llevara a cabo en las mejores condiciones posibles”.

    Pero después afirma: “Estamos preocupados por el hecho de que la afirmación citada anteriormente (con respecto a la conclusión) se aparta de una más profunda y constructiva discusión relacionada con las mejoras que pueden lograrse a partir de las acciones que el Gobierno ya ha puesto en marcha para combatir esta práctica…”

    Para la representación mexicana, el hecho de que Méndez haya señalado públicamente «que la tortura es generalizada en México” con base en testimonios recogidos en las visitas a las prisiones y centros de detención que realizó el relator, ha sido causa de violación a los códigos de ética

    A la letra, la carta dice: “Con dicha afirmación el Relator contraviene la letra y el espíritu del artículo 12 del Código de Conducta que demanda que, al cumplir su mandato, los titulares de mandatos deberán hacer gala de prudencia, moderación y discreción para no menoscabar el reconocimiento del carácter independiente de su mandato o el clima necesario para desempeñarlo debidamente”.

    ¿La “prudencia, moderación y discreción” significan entonces que el relator tenía la obligación de decir que en México no pasa nada? ¿O tal vez implica que Méndez tendría que haber negociado con ellos las conclusiones? ¿O mejor aún, para cumplir con estos preceptos, el relator tenía que haber omitido de su informe todos los casos de abusos, torturas y violaciones?

    Ha sido tal calentura del gobierno mexicano, que paradójicamente dice en la carta que “valora positivamente la visita así como las recomendaciones que contiene el informe, convencido de que un diálogo constructivo con el Relator no puede sino contribuir al fortalecimiento del marco jurídico e institucional de México”, pero planea romper relaciones con él.

    Otro destello más de que algo está sucediendo con el gobierno de Peña Nieto ya que cada vez que recibe una crítica o algo que lo incomoda, reacciona de manera virulenta. Y por otro lado, a estas alturas quien puede dudar de que México viva en un entorno de tortura generalizada.

    Y esto es consecuencia lógica de la fallida estrategia iniciada en el sexenio anterior y que continúa en este -a pesar de todas las promesas de campaña-, por tener a instituciones castrenses inmiscuidas en temas de seguridad pública y un sistema de justicia corrupto y vulnerable.

    Las torturas y las violaciones a los derechos humanos seguirán aumentando y se acumularán testimonios de gente inocente a la que se le obligó a declarar que pertenecían al crimen organizado, por ejemplo; o lo abusos contra migrantes o hechos como las fosas clandestinas y el caso Ayotzinapa, que vulneró todo indicio de credibilidad de las instituciones que realizaron la investigación.

    Tal vez el gobierno mexicano rompa relaciones con el relator Méndez; sin embargo, en los últimos años el tema de los derechos humanos ha golpeado tanto a la administración de Peña Nieto, que se ha convertido en un collar de fuerza que del que no se puede zafar y cada vez lo aprieta más… Diría mi abuelita, estas reacciones “son patadas de ahogado”.

     

     

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

¿Cómo hacemos para hacer valer nuestros derechos?

Next Story »

El viaje en helicóptero de David Korenfeld

Leave a comment