• Page Views 762

Billy Idol y la esencia de los ochenta

Columnistainvitado

Por Ady’e Rueda.

Desenfreno, drogas y música fueron el estandarte de una generación de jóvenes de finales de 1960, una generación marcada con una gran X por Charles Hamblett y Jane Deverson quienes, en una serie de entrevistas a muchachos de la época, escribieron un libro donde reflejaban el estilo de vida y pensamiento de los mismos; un pensamiento heredado del movimiento amor y paz del que tomaron la promiscuidad y una vida al margen de los esquemas establecidos.

 

Todos esos elementos sirvieron de inspiración a un adolescente inglés admirador de David Bowie y del punk, para crear su propia banda a la que llamó Generation X como un epítome de ese modus vivendi emparentado estrechamente con la música y la juventud.

William Michael Albert Broad, mejor conocido como Billy Idol, fue ese creador de Generation X a quien le dio voz y vida de 1976 a 1981, año en el que comenzó a trabajar en su carrera como solista; una carrera basada en una admiración profunda al movimiento punk, esa subcultura que, en los setenta, era la otra cara de la cultura juvenil: la antítesis de los hippies y los chicos beat.

 

El punk dejaba de lado el virtuosismo del rock y el metal y se valía de la pura emoción, de la furia y la autenticidad. No era importante tocar bien sino tocar fuerte y rápido. Los punks eran desaliñados y de cierto modo anarquistas al crear sus  propios espacios, moda y reglas. Sus letras, comportamiento y sonidos impactan al joven Idol (Television, Suicide, los mismos Ramones) quien no tarda en tocar puertas en el mundo de la música.

Con una actitud rebelde moderada, es decir, lejos de los actos hardcore de los Sex Pistols y la mohicana de largas puntas, Billy Idol se convierte en la nueva imagen del punk rockero de los ochenta: sí el rebelde con el gesto de desprecio en sus muecas y ceño fruncido, sí con chaqueta de piel y estoperoles; pero con un sonido que es el resultado de la mezcolanza de los géneros como el new wave, el post punk, el synth pop -el propio y puro pop- y el hard rock, lo que lo catapultó a la fama al ser un éxito en MTV y en los medios en general. Todo su personaje era-y es- la esencia de la década ochentera: una rebeldía fashion de canciones icónicas, bien hechas y que trascienden fronteras y generaciones.

“Dancing With My Self” fue el gran hit seguido de “Rebel Yell” que es un himno para todos los amantes del hard rock de los años de la moda extravagante y peinados estrafalarios. Con más de seis discos y una fructífera y muy popular trayectoria, Billy Idol jamás se había presentado en México, hasta ahora. Un par de fechas han sido anunciadas para octubre de 2019 y sin duda es un espectáculo imperdible en el que se verá encarnada el alma de los ochenta en el chico ídolo que enloquecía a las mujeres e inspiraba a los teenagers de aquel entonces, el santo patrono rock popero de los nostálgicos.

Ser joven es la clave y el punto de partida en el que nacen los sueños y las filosofías como aquellas que persiguió en su momento Billy Idol y que hoy, en la vejez- uno- sólo puede conservar y disfrutar del espíritu.

IMG_5743Ady’e Rueda / Marañas negras. Comunicóloga, cuentista y danzarina. Creyente de la UNAM a quien le debo todo. Amante del metal, el terror y los años ochenta. Luciferina estudiosa del arte, el erotismo y la posmodernidad. Fanática de los perros, el mar y lo goth. Excéntrica, cinéfila, melómana y bibliófila. También creo que debe haber islas, allá, al sur de las cosas.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Ladytron y su gran regreso a México

Next Story »

Viñedos La Redonda en Querétaro

Leave a comment