• Page Views 1072

Calles de México: La ballena de la Vasconcelos

Por Enrique Figueroa Anaya.

La semana pasada tuve la dicha de pasearme unos días por La Paz, Baja California Sur. En el sitio, hablando con gente del lugar, me enteré de un evento al que se me antoja tremendamente asistir. Se trata de la edición 23 del Festival de la Ballena Gris en Puerto Adolfo Morelos, Baja California Sur. La celebración, en pocas palabras, es para recibir al mamífero más grande y espectacular de nuestros tiempos: la ballena gris.

A manera de broma, mi acompañante de viaje me comentó que para qué hacer el viaje, “si en Ciudad de México se puede ver una ballena”. En cierto modo tenía razón, pero digo en cierto modo porque a la que se refería ella, era al esqueleto de una ballena gris.

Encontrado el 8 de febrero de 2006 en Isla Arena, en el santuario de las ballenas en la Reserva de la Biósfera de el Vizcaíno, Guerrero Negro, Baja California Sur, el esqueleto de la ballena gris que se encuentra en la Biblioteca Vasconcelos no deja de ser sorprendente de ver.

Trasladado a uno de los edificios culturales más importantes de los últimos años en la capital mexicana, además de uno de los más polémicos (para algunos no deja de ser un elefante blanco), el esqueleto de la ballena gris fue intervenido por el artista plástico Gabriel Orozco, quien colocó dibujos de olas y ondas sonoras a un esqueleto que simula flotar entre los libros.

No sé si en febrero me de chance de regresar a Baja California Sur, y realmente lo dudo, pero en caso de que no pueda sé que podré darme una vuelta a la Biblioteca Vasconcelos y disfritar de este gigante al que le vino una segunda vida.

Foto: vladimix.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Javier Miñano se presentará en el Foro del Tejedor

Next Story »

‘Ceremonia’, de Métrika

Leave a comment