• Page Views 1173

Chingadazo de Kung Fu reventaron con su punk rock el Lunario

Por Miriam Alavez García.

La broma que hace un par de meses publicaron los chicos de Chingadazo de Kung Fu (CHDKF) en su página de Facebook causó demasiada polémica en los fieles seguidores de su punk-rock, pues otro poquito y organizaban una marcha para que nunca se separaran. Semanas después, Marino y compañía dijeron que sólo se trataba de una broma, pues habría CHDKF para largo rato. Dicha noticia iba acompañada del anuncio de su presentación en el Lunario del Auditorio Nacional, recinto en el cual presentarían su nuevo material discográfico titulado «Me pongo hasta la madre porque estoy hasta la madre», y que en muy poco tiempo fue anunciado como sold out.

Fue así cuando la noche del pasado viernes 21 de septiembre fuimos testigos del mítico estreno del nuevo CD de los punk-rockeros. La atención que tuvieron con su público fue muy especial porque al entrar al Lunario nos recibieron con el disco en formato físico listo para cautivar a nuestro sentido auditivo.

Las bandas amigas Seis Pistos y Nadiëscucha fueron las encargadas de abrir el show y así  dejar a la gente bastante prendida; cosa que se logró en tan sólo 60 minutos. Es de reconocer que entre cada banda el staff lució bastante dinámico, la rapidez que tuvieron para instalar los instrumentos se vio muy bien dado que en algunas ocasiones eso causa mucho retraso y molestia en los espectadores.

En punto de las 21:05 horas las pantallas alternas al escenario proyectaron un video de una línea del tiempo sobre la trayectoria musical de los CHDKF. Es impresionante que en tan sólo 4-5 años desde que salieron a la luz fueran a posicionarse en lugares tan icónicos de Ciudad de México como lo es el Lunario del Auditorio Nacional. En dicho visual se apreciaban las etapas de crecimiento tanto personal como profesional de cada uno de los integrantes, al termino de él los fanáticos no paraban de gritar: «¡Chingadazo, Chingadazo, Chingadazo!».

Las luces del escenario poco a poco alumbraban a Marino, Beto y Alejandro muy preparados para comenzar a romper el Lunario; comenzaron a sonar los primeros acordes de “Imape”, seguido del tema “Rehab”, tracks pertenecientes a su álbum “Orinando contra el viento”. Los gritos y los moshpit ya retumbaban el venue, sabíamos que sería una gran velada.

Para tocar “Intento fallido” anunciaron a  los primeros invitados de la noche: Chucho y Lalo de Los Pandilleros subieron para acompañarlos y hacer vibrar al público. Cabe destacar que desde su primera rola las pantallas no dejaron de proyectar gráficos muy ad hoc a las letras, los colores y tipografías en tonos obscuros y con un estilo bastante punk cautivaba la vista de los fans.

El segundo invitado era nada más y nada menos que Pepe, integrante de Seguimos Perdiendo; juntos hicieron sonar “Nena boba”.

Llegó el turno de “No me importa”, canción en la que subió al escenario Gastón, mejor conocido como Lng/SHT, y por lo visto fue el invitado que más aplausos acumuló con dicho track, pues al parecer no le va tan mal en las requintas de guitarra. La noche transcurría y Marino mencionaba el trasfondo de cada una de las rolas que tocaban, eso hizo aún más cautivadora su presentación.

El momento del encoré se acercaba y para ello de nueva cuenta en las pantallas proyectaron un visual en donde salían los videos que fanáticos respondieron a su dinámica a través de redes sociales. Al término de él las luces del escenario enfocaban a personajes importantes en la vida de cada uno de los integrantes; se trataba de la presencia  de los padres de Marino, Alejandro y Beto; fue un momento conmovedor porque los señalaron como grandes ejemplos pues “sin ellos no son lo que hasta ahora son”. En ese momento Marino recibió al entarimado a su madre con la cual no había tenido contacto hasta hace apenas una semana: aprovechando la ocasión le dedicó “3 de noviembre (No me agüito)”, una de las canciones más recientes y cuyo 100% de la letra va dirigida a una situación que pasó con su mamá.

Comenzaron a sonar tracks del nuevo material discográfico “Epitafio”, donde compartieron el momento junto a su productor Erick Canales (líder y vocalista de Allison), continuando con “Asunto pendiente”, “Tú no me dices qué hacer”. Tuvieron un segundo encoré, pues la energía de los fanáticos continuaba con el tema “No te voy a regresar tu Apple TV”, y para cerrar con broche de oro “No lo tomes a mal” rompió una vez más el Lunario en compañía de todos sus invitados.

Chingadazo de Kung Fu es una de esas bandas que nunca te cansaras de ver en vivo y a todo color, el punk-rock que se cargan es pura cosa bella, cosa bien hecha; te identificas demasiado con cada una de sus canciones y te hacen sentir bien en momentos difíciles. Fue una gran noche, el éxtasis sonoro dejó maravillados a cada uno de sus seguidores.

Fotos cortesía de Jorge Garaiz.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Mandrágora: Diseño único y funcional

Next Story »

‘No te vayas de mí’, de Volován

Leave a comment