• Page Views 1495

De fiestas y artesanías, parte 2

art32
Texto y fotos por Yemmy Sierra
.

En la entrada anterior les platicaba que fui a Son Para Milo en búsqueda de artesanos. Recorrí los puestos y uno en particular llamó mi atención: ¡esos textiles no los conocía! Por supuesto que sería parada obligatoria.

Toma unas cuantas preguntas distinguir si son realmente artesanos o revendedores, algunos se nota porque traen bordados de diferentes comunidades; para mí es un juego el ver una pieza y reconocer sus características: de dónde proviene por estado y por comunidad, si el bordado es a máquina o a mano, el tipo de hilo, el material, etc. Lo que sé es porque me lo han compartido directamente los artesanos, no falta el vendedor que quiere dar gato por liebre aprovechándose de que algunas características son más difíciles de identificar que otras.

Por fortuna Juan Toribio Francisco es artesano; cuando llegué apenas estaba montando su puesto. Él representa a un taller familiar conformado por 9 familias que realizan textiles en telar de cintura, en San Juan Cotzocon Mixe, un pueblo indígena en la Sierra Norte de Oaxaca.

Toribio lleva 20 años tejiendo, sus ancestros les heredaron la enseñanza de trabajar el telar de cintura y ellos lo conservan realizando los mismos diseños que se han transmitido por generaciones. Dentro de las figuras podemos ver: muñequitos de mar, pajaritos de mar, caballitos y estrellas de mar.

Originalmente también preparaban e hilaban el algodón coyuche (hoy en peligro de extinción). Actualmente compran el hilo lo que les permite realizar más piezas; un huipil les toma en promedio un mes elaborarlo; en días lluviosos, si tienen espacio en su casa, pueden seguir tejiendo; pero cuando hace mucho frío el hilo se pega y es más difícil trabajarlo.

Juan Toribio mostrando el traje típico de la comunidad San Juan Cotzocon.

Le comenté que nunca había vistos sus bordados y me dijo que es porque son mixes medios y su trabajo no es tan conocido y por lo mismo no se han animado a entrar en competencias porque consideran que estarían en desventaja. En este momento ellos no participan con la CDI (Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas), aunque si les gustaría. Al igual que Feliciano andan en ferias buscando oportunidades para vender su trabajo y mantenerse.

El telar de cintura es una técnica milenaria indígena que se conserva hasta nuestros días, el trabajo es muy laborioso, requiere mucha concentración y dedicación. Cada comunidad tiene su propia iconografía, aunque a veces comparten elementos entre zonas aledañas. Antiguamente los colores estaban dados por la vegetación que los rodeaba o que podían adquirir, actualmente al comprar los hilos algunas comunidades están realizando innovaciones en las combinaciones, pero han perdido los conocimientos para su teñido. La preservación de estas técnicas depende tanto de que las nuevas generaciones estén dispuestas a continuar con la tradición, como de que nosotros como consumidores estemos dispuestos a pagar un precio que les permita seguir viviendo de sus creaciones. Su final sólo el tiempo lo dirá.

IMG_5743Yemmy Sierra. Amante de la artesanía, la comida, la vida y la buena compañía por lo que a menudo me encuentran en ferias y exposiciones junto a mi familia. Apasionada del aprendizaje, siento repentinos e intensos llamados que me han llevado desde estudiar japonés hasta loditos uno en cerámica. Me gusta sobreanalizar la vida, sumergirme en mis pensamientos, encontrar nuevos caminos, recorrerlos y desrecorrerlos. Aún conservo la esperanza en la humanidad y creo que cuando cambie yo, cambiará el mundo: he encontrado en el emprendimiento la manera de sublimarme.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Tarde lluviosa en Departamento junto a Gepe y su “Ciencia exacta”

Next Story »

Tag de las 20 canciones

Leave a comment