• Page Views 739

De minificciones, cronopios y famas

Columnistainvitado

Por Sandyluz.

Me es muy grato saludarlos, en este nuevo ciclo que recién inauguro, para platicar de alguien particularmente especial, a la hora hacer minificciones; me refiero a Julio Cortázar, autor latinoamericano del boom latinoamericano, quien tejió un universo de personajes simbólicos, para denunciar, con ironía y jocosidad, ciertos usos y costumbres de nuestra sociedad contemporánea. Pretendo, en este espacio, darle cabida a varios de sus minicuentos, con el fin de antojárselos, pero también para discutir los temas imperecederos expuestos en ellos; verán que, sin lugar a dudas, Julio Cortázar es inmortal, gracias a su peculiar literatura.

El libro de cuentos en cuestión se titula “Historias de cronopios y de famas”; y consta de una serie de cuentos realmente breves, donde Cortázar exhibe un estilo literario fino y poético, para relatarnos el acontecer de sus personajes ficticios. Cabe aclarar que una minificción es todavía más breve que un cuento corto; se hilvana con una intensificada estructura IDC (introducción, desarrollo y conclusión), cuyo truco es lograr alto impacto en el clímax y/o desenlace, a través del recurso de la revelación epifánica, o bien, mediante la conocida vuelta de tuerca. El efecto de una minificción es el de un balazo en la cien: la víctima se percata primero que de que está sangrando a borbotones, antes de entender que tiene una bala alojada en la cabeza. Los temas de las minificciones “cortazianas” suelen ser aparentemente banales y cotidianos, sin embargo, debajo de la anécdota denotativa, subyacen varias capas profundas connotativas, mediante el juego de palabras y el leer entre líneas. La disposición del texto, la puntuación, la ausencia o presencia de diálogos y descripciones, son sustanciales para entender el tema a tratar. Hablando de los personajes, éstos son utópicos y pudieran ser humanos o no; todo depende de la imaginación del lector: los cronopios son seres despistados, ocurrentes, rebeldes y casi torpes; las famas son ciudadanos obedientes y rectos en el “deber ser” y en su acato hacia las normas; las esperanzas son sociales, bondadosas e indulgentes. El conflicto, en cada trama, deviene a partir de la convivencia de estos peculiares personajes, quienes, en todo caso, son simplemente diferentes puntos de vista, dentro de un mismo espacio o sociedad.

La minificción de la que quiero hablarles en esta ocasión se titula “La foto salió movida”; cuenta con escasos -pero sustanciosos- 20 renglones. En un mismo párrafo se toman de la mano la introducción (con su esbozo de conflicto), el desarrollo (con sus peripecias y subtramas) y la conclusión (con su clímax y desenlace). El chiste de esta breve ficción es cómo está narrada. ¿El tema? La percepción distorsionada de la cosas y la sugestión que ello presupone. ¿De qué trata la historia?: un cronopio busca un objeto en su bolsillo, pero en vez de encontrar las llaves, encuentra un cerillo; a partir de ello, su frustración va en aumento, hasta el punto clímax (línea 16), en donde sus vecinos famas tienen que venir a consolarlo porque, luego de haberse buscado en el espejo y hallar en cambio un paragüero, tiene la paranoia de que todo su mundo ha sido desplazado por completo. Les comparto un fragmento del desarrollo, para que observen el estilo narrativo del autor: “(…) empieza a pensar que si en vez de la llave encuentra los fósforos, sería horrible que el mundo se hubiera desplazado de golpe, y a lo mejor si los fósforos están donde la llave, puede suceder que encuentre la billetera llena de fósforos, y la azucarera llena de dinero, y el piano lleno de azúcar, y la guía telefónica llena de música (…)” (Cortázar, 2015: p. 151).

Como puede verse, en el fragmento anterior, en sí lo relatado es una simpleza; sin embargo, es una minucia llena de sentido, cuando lo trasladamos al plano significante más profundo: tenemos versiones y referentes convencionales de las cosas. En el momento en que tales referentes son distorsionados o manipulados, nuestra realidad automáticamente se altera; y esto puede derivarnos un desequilibro emocional. ¿No acaso funcionan así los rumores y los trending topics, o las noticias elegidas para el horario estelar, o para derivar el respectivo meme?

Por otro lado, el efecto dominó, con que deviene la narración, va generando una avalancha de carácter acumulativo, hasta el momento clímax, en que el personaje estalla en crisis; como quien dice, hasta que “la gota derramó el vaso”; con ello Cortázar hace una fina crítica a nuestros convencionalismos y modelos de orden, los cuales, no otorgan pauta para imaginar nuestra realidad y nuestras horas y nuestros días de otra forma, sino la habitual. También, de manera harto optimista, el autor postula que el momento mágico, milagroso y cargado de maravillosidad, es aquél cuando cometemos la torpeza, el despiste y el error (tomado como tal, desde nuestras férreas estructuras sociales); luego, desviarse del camino puede llevarnos al atajo, o al camino fantástico, de acuerdo con la propuesta narrativa de Cortázar.

Así, la razón de recomendar estas narraciones breves de Julio Cortázar me fue inspirada cuando vi con cuánta ingenuidad, banalidad y charlatanería compartimos estados, y específicamente tuits, en las redes sociales. Me sobrepuse de tal impacto, al darme cuenta de que todavía quedan cosas minúsculas, impactantes y bien logradas, que merecen ser leídas y rescatadas del olvido. Cortázar nos lleva a significar el detalle, la coincidencia, la curiosidad del día, a través del tratamiento del tema que hace en estos minirelatos. Finalmente, no me queda sino decirles que “de lo bueno poco”; y vale realmente la pena invertirle tiempo a estas muestras literarias tan decantadas y llenas de sentido, las cuales, sin lugar a dudas, nos dejarán pensando y nos sacarán un sonrisa.

Fuente consultada: Cortázar, Julio. “Cuentos completos 2”. México: Santillana, Ediciones Generales, 2015.

IMG_5743Sandyluz. “Detrás de la pluma…” Egresada del Tecnológico de Monterrey Campus Toluca, de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Completó estudios de Creación Literaria en la Escuela de Escritores del Estado de México (SOGEM). También terminó una maestría en Estudios Humanísticos con especialidad en Literatura, en el Tecnológico de Monterrey. En un plano más relajado, es aficionada a los libros y a la escritura desde corta edad; ha escrito de manera informal cuentos y poesías; con uno de sus primeros cuentos ganó un concurso local del cual obtuvo su primer retribución económica y profesional, siendo ello un significativo incentivo para seguir escribiendo. La Literatura ha sido una válvula de escape para no enfermar de realidad. La fantasía reanima el fulgor de los sueños que soñamos dormidos y que soñamos despiertos…

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Entrevista a Erszebeth: “18 años se dicen fácil… pero no han sido fácil”

Next Story »

LUZIA: todavía queda tanto por imaginar

Leave a comment