• Page Views 1761

Destrezas y maestrías de un maestro

Columnistainvitado
Por Sandyluz
.

Mayo, que no quede inadvertido, por ahí, a mitad de mes, el día del maestro. Pues, sin ser madre o padre, a veces es ambos; la hace de consejero, amigo, autoridad. Se sabe de maestros en textos antiguos de casi todas las culturas del mundo. Para muestra, textos griegos y la Biblia, donde Jesús es considerado maestro y expresa su misión: “No vine para que me sirvan, sino para servir” (Mateo 20:28). Para la RAE, “maestro” proviene del latín magister; es un adjetivo que alude a “una persona de mérito relevante entre las de su clase”. Así, un especialista relevante puede ser un maestro; alguien tiene maestría o solvencia intelectual; alguien realizó estudios de maestría o estudios de especialidad. Ello explica por qué los maestros de la antigüedad tenían pocos alumnos o discípulos; la educación era personalizada y el maestro realizaba su labor (arte u oficio), a la par que dejaba su legado: Sócrates (maestro de Platón) y Aristóteles (maestro, nada más y nada menos que de Alejandro Magno). En el Renacimiento, hubo maestros “inmortales”, como Miguel Ángel y Leonardo Da Vinci.

El auge capitalista popularizó escuelas o colegios. El quehacer magisterial de los siglos XIX y XX transmutó a una labor con grupos numerosos, para adquirir destrezas industriales; así, el prestigiado rol de maestro declinó al de capacitador de las grandes masas. En contraste, Anne Sullivan, maestra de Hellen Keller (escritora, activista política y sordociega por enfermedad); Sullivan logró un anticipado avance en la educación especial, gracias a su dedicación. Irónico: actualmente, muchas escuelas se llaman “Helen Keller”, y, poco se sabe de la identidad de su maestra…

013-the-name-of-the-rose-theredlist

Famosos filmes prestigian la labor formativa del maestro. Podemos remontarnos a maestros medievales como Guillermo de Baskerville, en el filme derivado de la novela de Umberto Eco, «El nombre de la Rosa«. Siglo XIV, el maestro (master en inglés y Meister en alemán), un monje franciscano, llega junto con su aprendiz, Adso de Melk, a una abadía medieval con una de las bibliotecas más completas del medievo; ahí, asisten a un debate de tema clerical; fortuitamente, se involucran en la investigación de una serie de misteriosos crímenes que señalan la llegada del Apocalipsis. La labor y astucia del maestro se evidencian, cuando muestra a su pupilo el camino de la investigación racional y libre de supersticiones, hasta llegar a la identidad del verdadero gestor de los homicidios.

La versión contemporánea de una maestra carismática y revolucionaria, la encarna Julia Roberts, en un filme con notas rosas y feministas: «La sonrisa de Mona Lisa». En 1953, Katherine Watson llega a la tradicional y estricta universidad para señoritas de Wellesley; ahí imparte la clase de Historia del Arte. Su forma visionaria y sensible para enseñar, acerca a las alumnas a artistas vanguardistas y criticados socialmente. La maestra cuestiona el conformismo y falta de aspiraciones que tan renombrada escuela perfila en sus alumnas. Su quehacer docente trasgrede las reglas de la escuela, cuando enseña para la creación artística, y por ende, para la libre elección de un proyecto de vida.

sonrisamonalisa

Así, les dejo dos recomendaciones fílmicas alusivas al maestro, especialista, paciente transmisor de actitud, conocimiento, elección, destino. Si quieren conocer otras, chequen este sitio.

Fuentes:

  • Annaud, Jean Jacques. «Der Name der Rose». Alemania: Constantin Film, 1986.
  • Newell, Mike. «Mona Lisa smile». Estados Unidos: Columbia Pictures, 2003.
  • «Spanish people«. Web. Fecha de consulta: 26 de mayo del 2016.

Foto de portada: Adam Koford.

IMG_5743Sandyluz. «Detrás de la pluma…» Egresada del Tecnológico de Monterrey Campus Toluca, de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Completó estudios de Creación Literaria en la Escuela de Escritores del Estado de México (SOGEM). También terminó una maestría en Estudios Humanísticos con especialidad en Literatura, en el Tecnológico de Monterrey. En un plano más relajado, es aficionada a los libros y a la escritura desde corta edad; ha escrito de manera informal cuentos y poesías; con uno de sus primeros cuentos ganó un concurso local del cual obtuvo su primer retribución económica y profesional, siendo ello un significativo incentivo para seguir escribiendo. La Literatura ha sido una válvula de escape para no enfermar de realidad. La fantasía reanima el fulgor de los sueños que soñamos dormidos y que soñamos despiertos…

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘Ilusión’, de Micaela Salaverry

Next Story »

‘El nuevo Nuevo Testamento’, ¡Dios existe y vive en Bruselas!

Leave a comment