• Page Views 1907

El «drama» tras el fin de ‘En familia con Chabelo’

Por Enrique Figueroa Anaya.

El pasado domingo, como seguramente varios curiosos de ustedes, prendí la televisión por la mañana para ver el último «En familia con Chabelo». La emisión, activa desde el 26 de noviembre de 1967, terminó un ciclo que debía llegar en cualquier momento a su fin. «En familia con Chabelo» deja un hueco en la televisión mexicana y la pregunta es: ¿qué lo llenará?

«En familia con Chabelo» tenía que terminar algún día, porque lejos de las bromas de las que fue víctima en tiempos de la «memecracia», Xavier López «Chabelo» no es inmortal. A sus 80 años la carrera de Chabelo podría haber terminado en cualquier momento; a pesar de que visiblemente para su edad se encuentra en un gran estado de salud. Entristecerse por el fin de su programa no es el asunto, pues el fin estaba cantado para suceder pronto; la pregunta -insisto- a la que no se le ven grandes pistas en su respuesta, sigue en el aire. ¿Qué llenará ese hueco?

Hace unos días acabó la nueva emisión de «Big Brother»… ¿Alguien sabía que había regresado? Desde hace meses se transmite ¿cada primer sábado de mes? «El show de Adal». ¿Alguien sabía de su existencia? Emisiones que apelan por una nostalgia al pasado no pueden mas que evidenciar algo que es por demás evidente (valga la redundancia). O no hay creatividad o de plano no se le abren las puertas a la creatividad. ¿De verdad emisiones como «Sabadazo» y «La rosa de Guadalupe» son lo mejor que nos pueden ofrecer?

A días de que sucediera el tan anunciado «apagón analógico» que nos llevaría a la digitalización de la televisión nacional, se lanzaron anuncios a diestra y siniestra que nos alertaban del hecho de que si no evitábamos el apagón con nuestras viejas televisiones, ¡sucedería el acabose, el apocalipsis! Nos quedaríamos sin televisión. ¿En verdad alguien extrañaría tanta basura?

Con una ciudad, y un país, tan vastos y ricos, ¿por qué no podemos generar contenidos de calidad, entretenidos y con sustancia? ¿Por qué «lloramos» la salida de un programa que duró poco más de 48 años al aire, y no nos lamentamos porque de plano no se visualiza que lo llenen con algo medianamente igual de entretenido? ¿Qué le sucede a la televisión mexicana?

Podríamos caer en lo fácil, apagar la televisión y no interesarnos en ella, pero hay que recordar su poder en las familias mexicanas. Luchar por una televisión pública mexicana de calidad debiera ser parte también de nuestros objetivos, pero sobre todo de quienes están más cerca de ella. ¿Querrán replicar los responsables emisiones olvidables que no hagan mas que contaminar al televidente? ¿Estaremos condenados a que la televisión, con su gran penetración, sea secuestrada por contenidos basura?

Quedan muchas luchas, como sacar la televisión del centro del hogar; pero también hay que entender que ante una realidad tan fuerte como su poder, habría que buscar otras estrategias para pelear.

¿Cómo exigir una mejor televisión? Apagándola. No comentándola. No siguiéndola. Hay que pegar en los bolsillos para que reaccionen los creadores de contenidos si lo que en verdad nos importa es que hayan mejores programas. O es lo anterior, o de plano seguimos lamentándonos por el fin de «En familia con Chabelo» que para ser ciertos, no era tampoco la gran maravilla pero es lo que había.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘Palmar’, de Caloncho ft. Mon Laferte

Next Story »

‘Esta vez’, de Valle de Muñecas

Leave a comment