• Page Views 786

El fútbol mexicano, espejo del sistema político

Por Daniel Higa Alquicira.

Para nadie es un secreto la influencia que tiene el fútbol en la sociedad. Algunos lo ven como el vehículo perfecto para controlar conciencias; otros lo ven como el modelo de negocio monopólico dominado por dos o tres personas; y otros más lo vemos como el microsistema que refleja los vicios y carencias del sistema político y de justicia en México.

 

Recientemente ha pasado algo inusitado y tal vez histórico en el fútbol nacional. Los árbitros decidieron parar y no dirigir ningún partido de la jornada 10 de la Liga MX, hasta que no se sancione –de acuerdo al reglamento– al jugador paraguayo del Club América, Pablo Aguilar tras agredir a un silbante.

Desde que yo tengo memoria –y soy un gran aficionado del fútbol–, no recuerdo una situación así. Y contrario a la reacción del gremio arbitral, el balompié mexicano siempre ha funcionado bajo la sombra de un ambiente coercitivo en donde los futbolistas prácticamente están desprotegidos ante injusticias laborales de sus patrones y de la propia Federación Mexicana de Fútbol (Femexfut), que obviamente depende de los dueños de los equipos.

Bajo el famoso “pacto de caballeros”, un sistema único a nivel mundial en donde los dueños de los equipos se ponen de acuerdo para poner reglas y manejar a su antojo a los jugadores y a la Femexfut; el fútbol nacional ha estado regido por la falta de institucionalidad y credibilidad en muchos sectores.

Ahora bien, hasta hace algunos años, cuando el Club Pachuca y más recientemente las Chivas decidieron romper con el modelo de pagos por transmisiones de televisión y los derechos generado de ellas, modificaron una práctica en donde todo lo controlaba Televisa y en menor medida TV Azteca.

 

Al viejo estilo de ese México donde Televisa controló todo –o casi todo– el sistema político y económico del país en las últimas décadas del siglo XX, este modelo se ha perpetuado en el fútbol, en donde no hay ninguna decisión o movimientos que no pasen por la aprobación de las oficinas de esta televisora.

Como el mercado cambió, también lo hizo un poco el entorno del balompié, pero originado por la entrada de otros actores de poder económico que se han revelado en cierta medida a las imposiciones de Televisa, como el caso de Carlos Slim y los nuevos canales de televisión.

Ahora, ¿por qué decimos que el fútbol es la representación a escala del sistema mexicano? Básicamente debido a que su funcionamiento se basa en reglas, normas, políticas, leyes y estatutos; pero la aplicación de estos es deficiente, a veces tendenciosa y otras incomprensibles.

 

En el caso de Pablo Aguilar, los árbitros solo piden que se aplique el reglamento. Un año de suspensión al jugador por agredir a la autoridad. ¿Cuál fue la sanción de la Femexfut? Solo 10 partidos de suspensión.

Pero este mensaje, más allá de los argumentos o justificaciones de los directivos para explicar esta decisión, es grave desde el punto de vista que demerita la figura de autoridad.

Hemos platicado muchas veces que la sociedad mexicana vive una profunda crisis de valores con respecto a los roles que juega cada uno en un entorno específico, lo que ha derivado que la figura de autoridad no representa nada para las personas.

 

Desde el policía, los padres de familia, los profesores y así hasta los propios árbitros, todos estos roles no tienen ya mayor injerencia para marcar los límites y mantener el orden. Esto sin caer en extremos moralistas y mochos.

Pero la realidad es que actualmente, se fomenta y se engrandece la mentalidad en donde sobrepasar la figura de autoridad es normal, permisible y hasta aplaudible.

De ahí la importancia de esta decisión del gremio arbitral de parar y no realizar su trabajo, porque con esto demuestran que su figura es tan importante como para que los partidos no se lleven a cabo.

Además, trastocan a todo el sistema económico del fútbol, donde parecía que no había nada que lo pudiera afectar, con las grandes televisoras siempre al frente comercializando el espectáculo y con una afición dispuesta a consumir esos productos, aunque la calidad de éstos fuera muy mala.

En este caso en particular, se trata de respeto a la persona, a la autoridad y la dignidad de los profesionales, cosa que se debe extender a todos los sectores y ámbitos de la sociedad.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

5 tips para ti que te lanzas al #VL17

Next Story »

Bloopers

Leave a comment