• Page Views 866

«El misterio de Silver Lake»: destapando una realidad alternativa

Por Amaury Berdejo Juárez.

Sam (Andrew Garfield) es un chico desaliñado, astuto, pero aparentemente estancado y con problemas de pago de renta; pasa sus días de manera despreocupada desde el balcón de su departamento (espiando de vez en cuando a sus vecinas) hasta que una tarde, una chica misteriosa y muy atractiva aparece en la piscina del condominio llamando la atención de nuestro protagonista.

La chica es Sarah (Riley Keough), quien le sigue el juego de coqueteo a Sam, llevándolo a pasar una tarde entera juntos y despidiéndose con la promesa de volver a verse a la mañana siguiente. Sin embargo, cuando llega la hora de la cita, Sam se encuentra con que Sarah aparentemente se ha mudado en medio de la madrugada sin dejar rastro alguno.

«El misterio de Silver Lake» («Under the Silver Lake», 2018) narra la intrincada travesía de Sam en su afán por encontrar a Sarah: su romance incidental. Su travesía inicia siguiendo la pista de una extraña chica que recoge algunas cosas del antiguo departamento de Sarah y al seguirla, el chico se encamina hacia una serie de eventos totalmente inesperados.

Pista tras pista en dirección a esclarecer los hechos, Sam va atando cabos para los cuales tiene que echar mano de su mente obsesiva, de los cómics que lee y las fiestas que frecuenta, así como de la ayuda de una serie de coloridos personajes californianos que va encontrando en su camino. En ocasiones la película parece no llevar a ningún lado, sin embargo una vez que el espectador se habitúa a esta permanente falta de línea narrativa, es cuando se comienza a disfrutar de los detalles como la curaduría del soundtrack, el cuidado de las tomas y algunas referencias cinematográficas y musical de la cultura pop.

A través de varios giros en la trama, se construye la odisea que le espera a Sam durante los siguientes cinco días, en los cuales la realidad se distorsiona por momentos, enmarcada en el estilo de vida despreocupado, extrovertido y bohemio de la vida nocturna y la cultura underground de Los Ángeles.

El protagonista se acerca en cada paso a descubrir el paradero de la chica, pero no es hasta que avanza la película que nos percatamos de que solo está jalando un pequeño hilo dentro de un complejo entramado de sucesos que esconden algo mucho más grande e inesperado que el planteamiento inicial de la cinta.

Personalmente disfruté mucho la película ya que me pareció poco convencional y me dejó pensando en varios detalles de la historia que quizá valen la pena para ver de nuevo aún conociendo el final. Leí que esta cinta recibió varios premios y en algunos blogs hablan de su potencial para llegar a ser una película de culto algún día.

 

No sé si eso suceda, pero por mi parte se las recomiendo si gustan de las historias extrañas, embellecidas con tomas, escenarios y vestuarios bien pensados, además claro, de un soundtrack bastante decente.

«El misterio de Silver Lake» estrena mañana viernes 14 de junio en cines nacionales.

Con imágenes cortesía de Cine Caníbal.

 

 

Share This Article

«X-Men: Dark Phoenix»: un cierre suficiente y cumplidor

Next Story »

Esteman vuelve a Ciudad de México con su «Amor libre»

Leave a comment