• Page Views 880

El reciclaje como mantra de la industria cinematográfica

la-ballesta
Por Asfaltos
.

Hace unos días se anunció que se estaba trabajando en una nueva versión de “Matrix”, la ahora ya clásica cinta de 1999 que contaba cómo nuestro mundo era nada mas y nada menos que una visión virtual de lo que realmente vivíamos: una dictadura informática que esclavizaba a la humanidad. Protagonizada por Keanu Reeves, Laurence Fishburne, Carrie-Anne Moss y Hugo Weaving, “Matrix” se terminó convirtiendo en una franquicia que incluyó una trilogía y una serie animada (por cierto, de gran calado). El éxito de “Matrix”, obviamente, era muy tentador para no volverlo a replicar, pero la pregunta en realidad es: ¿resulta necesario?

Últimamente me he puesto un poco pesimista con los grandes blockbusters del cine proveniente de Hollywood. ¡Ojo! Soy un gran fanático del cine hollywoodense, un gran consumidor y fanático de varias de sus franquicias (digo, lean una vez más el título de mi columna); pero también, como he tratado de serlo en últimas fechas, soy un crítico férreo de ésta, pues mi gran interés es que las historias no decaigan en calidad… como parece que se está volviendo tendencia.

Hace casi un año, en una nota publicada por Forbes, leía con cierta sorpresa que la cinta de Disney “Zootopia” se había convertido ya en la segunda “cinta original” más taquillera de todos los tiempos. Es decir, “Zootopia” no estaba basada en un show televisivo, en un cómic, en una novela o en una obra de teatro; ni tampoco era una secuela, precuela o reboot de alguna franquicia existente; ni estaba en efecto basada en un suceso histórico o hecho “de la vida real”; no, “Zootopia” era una película surgida de algo “absolutamente original”.

 

¿Original, original lo que se dice original? Si somos estrictos, en realidad -si no es que ninguna- muy pocas historias son 100% originales. Ya el novelista, poeta y crítico de literatura británico Arthur Quiller-Couch había puesto sobre la mesa la idea de que narrativamente hablando, todas las obras se basaban o eran derivaciones de siete conflictos básicos. Éstos son el “hombre contra el hombre”, el “hombre contra la naturaleza”, el “hombre contra sí mismo”, el “hombre contra Dios”, el “hombre contra la sociedad”, el “hombre atrapado en un conflicto” y el “hombre contra la mujer” (no juzguemos a Quiller-Couch por dejar a un lado a las mujeres, cuando en su tiempo, su papel en efecto no era valorado). Para 2005, en el libro “Los siete argumentos literarios” de Christopher Booker, se aumentaba al debate la idea de siete temas como base o derivaciones de todas las obras: “superando el monstruo”, “pobreza a la riqueza”, “la búsqueda”, “viaje y vuelta”, “comedia”, “tragedia” y “renacimiento”. El asunto es, que 100% original, no se puede; ¿y entonces, por qué tanta queja?

Porque si bien es muy difícil dar con el hilo negro de la historia jamás contada, es en la forma donde yo creo que se distingue como siempre una buena obra. Es decir, cuando se estrenó “Star Wars” en un ya muy lejano 1977, George Lucas no había descubierto algo que nunca antes se había presentado en pantalla. Es más, de acuerdo al propio Lucas, “Star Wars” estaba influenciada en otra teoría de historia base como lo es la del llamado monomito o mito único propuesto por el antropólogo y mitólogo de los Estados Unidos, Joseph Campbell. Es decir, la historia puede no ser original, pero si el tratamiento y la forma en la que se narra sí lo son, puede terminar convirtiéndose en un ícono de la cultura pop como finalmente lo terminó siendo la ahora franquicia de “Star Wars”. Es más, la primer cinta derivó en un en una de las primeras secuelas de la historia, misma que no trataba de ser una copia calca de la primera, sino una evolución que terminó siendo tremendamente bien lograda y que serviría como base para muchas otras en su tipo durante los siguientes años (sí, me refiero a “Star Wars: Episode V – The Empire Strikes Back”).

 

El problema con el anuncio de la próxima “Matrix”, misma que acepto estar juzgando de manera prematura, es que no solo no resultará original, sino que terminará siendo un reboot más -de yo calculo otros muchos más- de una cinta que al parecer parecía ya “perfecta”, por llamarla de alguna manera. Sí, “The Godfather Part II”, “The Dark Knight” y “Jurrassic Park” son ejemplos claros de cómo un “reciclaje” de historias no debe terminar siempre en algo negativo, y en estos casos inclusive convertirse en clásicos mismos, pero en realidad los ejemplos anteriores palidecen frente a lo que termina siendo únicamente el reciclaje por el reciclaje.

“Jurassic World”, “Star Wars: The Force Awakens” (ok, aún incompleta por tratarse de la primera parte de una trilogía, aunque cada vez soy menos optimista y luego les contaré porqué), la reciente “Beauty and the Beast“, y las próximas “Aladdin”, “Mulan”, “Mary Poppins Returns” y “Dumbo”, son ejemplos de cómo eso de “recontar las historias para que las nuevas generaciones las hagan suyas” no es mas que pura faramalla, ¡porque come on, ¿no resulta más satisfacotorio enseñarles a los más chicos aquellas películas que a nosotros nos volaron la cabeza, en lugar de presentarles un refrito?!

Revisando el “Box Office” de todos los tiempos me queda claro que la “secuelitis”, “remakeitis”, “rebootitis” y todas sus derivaciones, están para quedarse por muchísimos años más en la industria cinematográfica hollywoodense. Apabullante resulta percatarse que son pocas, muy pocas, las cintas “originales” que se destacan entre las más taquilleras; es decir, entre los mejores productos para vender al consumidor. Triste, más triste aún, resulta darnos cuenta de que en su afán por generar muchísimas más ganancias, la forma termina por quedar en un segundo plano.

¿Pero por qué, como he mencionado si es posible entregar algo más descente dentro de la misma necesidad por volver a vendernos algo como resulta en el caso de la más reciente “Logan”, debemos de conformarnos con la misma historia una vez más contada de la misma manera pero con “mejores efectos visuales”? ¿Por qué hemos de satisfacernos con un refrito en muchas ocasiones de menor calidad? Porque lo consumimos, porque acudimos en masa y los convertimos en auténticos éxitos comerciales. Porque la industria de la nostalgia, inclusive en otras áreas como la música y la televisión por mencionar otros ejemplos, es una auténtica mina de oro que simplemente por explotar nuestros recuerdos infantiles y juveniles nos tienen enganchados desde el primer anuncio de un nuevo reboot, remake o secuela. Porque siento que también como consumidores deberíamos a veces ser un poco más exigentes con lo que se nos entrega, porque a la larga, una mejor industria, más creativa y arriesgada, nos terminaría beneficiando a nosotros mismos.

 

En fin… habrá que ir apechugando un poco la falta de creatividad, o mas bien yo diría la falta de ambición y ganas, por presentar nuevas formas de contarnos una historia que nos apantalle. Porque no deja de ser muy comodino presentarnos algo ya hecho, que arriesgarse a mostrarnos algo nuevo que nos vuele la cabeza y que con el tiempo les genere igual o hasta más dinero. En fin, allá ellos y allá nosotros, que seguiremos viendo las mismas películas una y otra vez, pero “con más efectos y mejor tecnología”… ¡Bah…!

IMG_5743Asfaltos. Sobrevivo en una ciudad junto a millones de personas. ¿Mexiqueño? Me enamoro rápido y olvido difícilmente. Amo la música, el cine, los cómics, las mujeres y -últimamente gracias a los servicios de streaming– las series también. Vivo la vida a través de letras y melodías. Músico frustrado. Me pueden encontrar escuchando U2, Radiohead y Coldplay; así como Grand Funk Railroad, Styx y Eric Burdon; Chetes, Jumbo y Siddhartha; y hasta Jesse & Joy, Silverio y Aleks Syntek. Batman y Star Wars mis pasiones; también el Cruz Azul, pero ya saben… subcampeonísimo. Sobreviviente y náufrago; ermitaño que odia la soledad.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

#Ambulante2017: “Escritor: la historia de JT LeRoy”

Next Story »

#VL17 sábado 18 de marzo: festival lleno de emociones

Leave a comment