• Page Views 1013

«El regreso de Mary Poppins», ¿o mejor se hubiera quedado donde estaba?

Por Asfaltos.

Obcecados en su tarea de explotar hasta la última gota de nostalgia basados en sus éxitos del pasado, los estudios Disney estrenan esta temporada navideña ¿un remake? más. Y es que si bien «El regreso de Mary Poppins» no es un remake en forma, tampoco podemos afirmar que es una aventura del todo novedosa; eso sí, y para los estándares de Disney que últimamente han calcado sus éxitos anteriores, para «El regreso de Mary Poppins» no regresa ninguna canción del pasado; y sí, eso es un «riesgo» poco habitual en la empresa del «Ratón Miguelito».

No les voy a mentir, pues ya lo había comentado en una columna mía anteriormente publicada: la verdad es que poco o nada me entusiasmaba esta nueva aventura de Mary Poppins. El musical original, con Julie Andrews como Mary Poppins y Dick Van Dyke como Bert y el Sr. Dawes Sr., si bien no es uno de los mejores de su género en la historia de la cinematografía estadounidense, sí era sin duda una película entretenida y con el paso del tiempo se convirtió también en un clásico obligado. Regresar a Mary Poppins con otra actriz era ya en efecto un riesgo importante.

La trama nos coloca varios años después de la primera aventura que los hermanos Michael (Ben Whinsaw) y Jane Banks (Emily Mortimer) vivieron junto a Poppins, ahora ya con los dos convertidos en jóvenes adultos. Michael y Jane, quienes cuidan a los tres hijos de éste, comparten el hogar que conocimos en la primera Mary Poppins con su sirvienta Ellen (Julie Walters). Son los años de la Gran Depresión en la Londres de los años 30, situación que no pasa para nada desapercibida para la familia Banks que se enfrenta a perder su hogar y con ello, todos los recuerdos del pasado ahí depositados.

Como es de esperarse, y después de una emocionante secuencia que involucra una tormenta -más agitada que la de la primera cinta-, Mary Poppins (Emily Blunt) aparece en escena para volver a formar parte de la vida de los Banks, a quienes volverá a rescatar de un nuevo infortunio. Poppins, junto a los ahora nuevos niños Banks y también al lado del farolero Jack (Lin-Manuel Miranda), se embarcará en una aventura que reitero, si bien es distinta a la primera que ya conocimos, no deja de remitir con cada paso a la cinta original.

Sí, confieso que me sorprendió mucho el que no se incluyera alguno de los temas clásicos de la «Mary Poppins» original, porque en efecto la tentación ha de haber sido muy grande. En su lugar se incluyó música de Marc Shaiman con letras de Scott Wittman; Shaiman, ganador de un premio Tony, un Grammy y un Emmy, no es un improvisado en la labor musical, como tampoco lo es Scott Wittman con una carrera importante en Broadway. La música funciona, los números coreográficos también, pero lamentablemente no trascienden. Quizá 2 secuencias son las más llamativas, aunque hay que decir remiten a dos más clásicas de la película que le antecede.

Como Mary Poppins, Emily Blunt funciona muy bien. Su caracterización, más cercana -como la propia actriz lo había confesado ya- a la Poppins de la literatura que a la del cine, la separa un poco de la sombra de Andrews. Acá nos encontraremos con una Mary Poppins más ruda, más altanera; musicalmente no hay reproche. Por su parte Lin-Manuel Miranda como Jack, es quizá uno de los elementos más sobresalientes. Sí, tener a alguien especializado en musicales en uno para cine, es sin duda una bocanada de aire pues su talento sobresale -sus secuencias, sin duda, son las más interesantes de la película-. ¿Por qué no involucrar a más gente especializada en musicales, que a caras reconocidas del star system estadounidense?

A pesar de las muchas secuencias musicales, algunas con mucha creatividad y con gran manufactura, a mi parecer «El regreso de Mary Poppins» se queda corta comparada con la original. Y es que si bien las comparaciones son odiosas, no hay duda de que «El regreso de Mary Poppins» remite sin duda a la primera y por lo mismo termina por ser comparada. A pesar de los esfuerzos de sus protagonistas, por la forma en la que fue ejecutada la historia con muchos ecos a la original repitiendo situaciones ya vistas, es inevitable pensar en la primera. Ah, si los Razzies quieren auténticamente «transgresores», deberían darle uno a la «aclamada» Meryl Streep quien nos regala uno de sus peores papeles, y eso ya es mucho decir.

 

El elenco está bien y las secuencias también, pero quizá la música es la que no está definitivamente a la altura. Es difícil quedarse con una melodía, y temo mucho que ninguna de éstas termine por trascender. Al tiempo. Al final «El regreso de Mary Poppins» puede llegar a ser entretenida, pero hasta ahí: parece, en efecto, que le hace falta un poco de corazón y que solo regresó para aumentar los bonos de la empresa a costa de la nostalgia. Ahora…, pregunta válida… ¿A quién va dirigida esta película? Los que cayeron con esta historia hace 54 años se quedarán sin duda con la original, mientras que para los más pequeños -en tiempos donde los musicales ya no están de moda- pueda resultar inclusive hasta un poco pesada.

En fin, ya lo saben, la última palabra la tienen ustedes. «El regreso de Mary Poppins» estrenó hoy martes 25 de diciembre en cines nacionales. ¿La ven y la comentamos?

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘All I want for Christmas’, de Deelio

Next Story »

«Perfectos desconocidos»: entretenido recorrido por ‘oscuros secretos’

Leave a comment