• Page Views 2170

#FestivalMarvinCDMX 2017: emotivas postales sonoras

Texto por Asfaltos.
Fotos por Niña Papalote.

En la escena musical nacional existen diversos festivales que han ido insertándose en el gusto de los asistentes, con diversos perfiles y propuestas. Hay festivales musicales de nicho, algunos más populares y otros más independientes, unos con talento nacional y otros con puro extranjero. En los últimos años México es sin duda una cuna para los festivales de música, y mientras escribo esta nota unos se van planeando y otros anunciando. El asunto es, que entre tanto festival de música, son en realidad los detalles más sencillos los que hacen que entre éstos se diferencíen.

>>Disfruta nuestra galería completa del #FestivalMarvinCDMX 2017<<

Hace ya 4 años de aquella primera experiencia que tuve en el Festival Marvin; el mismo que nos invita a recorrer las calles de las colonias Condesa y Roma, el mismo que coloca a la mitad de un parque público uno de sus mejores escenarios absolutamente gratuito, el mismo que ha servido como punto de arranque para proyectos que posteriormente veremos en escenarios más grandes, el mismo que ha metido a los mismísimos Los Tres en un muy íntimo y abarrotadísimo Caradura. Sí, el Festival Marvin es lo que es por las experiencias que nos ha regalado; porque si bien es posible que algunos grupos los veamos en alguno u otro festival, les aseguro que imágenes como las de niños disfrutando de una banda en todo su esplendor, son poco comunes en un festival común y corriente. El Festival Marvin CDMX 2017 cumlminó así una serie de experiencias que muchos se llevarán en corazón y mente.

Para nosotros, en Reconoce MX, todo empezó en el que se ha convertido de manera particular y especial en nuestro escenario favorito: Parque España. El escenario es un clásico imperdible desde su primera versión en 2014, ya que para esta edición volvió a rodearse de todos esos elementos que le han vuelto tan absolutamente familiar.

Abriendo escenario, acompañada de un sintetizador, el primer turno fue de la californiana Kristin Kontrol, a quien seguramente ubicarán mejor por haber sido fundadora y líder de la agrupación indie Dum Dum Girls. Ahora con su proyecto solista que vio la luz apenas el pasado 2016, Kristin cantó en un escenario donde todavía dominaban en el ambiente las salsas cátsup bailarinas (de la marca patrocinadora del escenario en Parque España), los refrescos y los hot dogs gratuitos. La selección musical que nos regaló Kristin fue un inicio más que adecuado; pasando de los momentos de franca tranquilidad a la sombra de los árboles, hasta un ánimo más dance que terminaría por sentar las bases de un escenario que no tuvo descanso alguno.

Tras Kristin Kontrol tocó el turno en el mismo escenario de El David Aguilar, músico de Culiacán, Sinaloa que se ha convertido en uno de los mejores exponentes de la canción como género. Después de unos días de mucha actividad, en paz detrás de su guitarra y con una visible sonrisa, El David Aguilar comenzó su participación con su deliciosa «Frente a tus ojos», misma con la que animó una tarde si bien acalorada, no sofocante. Así fueron sonando entonces «Aves de agua», «Desordenada canción la», «Árboles», «Cumbia de la bicicleta», y quizá mis dos favoritas. «Para todos los que tienen un abuelo aventurero», así presentó El David Aguilar su muy entrañable «Era mi abuelo», misma que para qué mentirles, nos sacó a los asistentes una que otra lágrima por lo emotivo de su letra; y sí, «La de la libélula», que si bien ya había escuchado en vivo, no dejó de retumbar con fuerza en un sitio tan especial como el Parque España, donde la magia de la letra de El David acompañó perfectamente a los silbidos que suavemente regaló a quienes nos quedamos anonadados con su talento.

Una vez acabado el show de El David Aguilar, me subí al ride que el Festival Marvin CDMX dispuso para llegar a todos sus escenarios, y donde Omar y Fera -voluntarios del festival-, así como María -quien era la edecán de la marca refresquera patrocinadora-, recibieron a todos los asistentes con una suerte de «Radio Festival Marvin CDMX», pues con Fera musicalizando, Omar en la locución y María refrescándonos, el trayecto al Covadonga se hizo rápido y llevadero.

>>Disfruta nuestra galería completa del #FestivalMarvinCDMX 2017<<

Ya en Covadonga, en la parte de la cantina en la planta baja, tocó el turno de Adán Jodorowsky, quien en los pasados días había platicado con Reconoce MX sobre el muy especial show acústico que preparaba acompañado de jarana, y donde estrenaría nuevas canciones de su próximo disco a ver la luz en el presente año. Cuando llegué yo, Adán ya había comenzado, sin embargo, eso no significó que dejara de escucharle dos de sus nuevas canciones. La que más me gustó, quizá también porque fue la primera que escuché completa, hablaba sobre el amor y el café; y sí, aunque en el Covadonga la temperatura era notablemente mayor, un buen sorbido de café no se nos dejó de antojar con el pegajoso coro que Adán nos enseñó y nos hizo cantar a todos: «¡Café, café, como tu color café!». Otra melodía que puso a bailar a todos los presentes, y sin duda una de sus selecciones musicales más divertidas, fue su ‘oda a las rodillas’, «J’aime tes genoux», que con el instrumento originario del estado de Yucatán, tomó un sabor muy rico que hizo que muchas de las asistentes movieran caderas para sacudirse un poco el sudor del lugar.

>>Disfruta nuestra galería completa del #FestivalMarvinCDMX 2017<<

Una vez acabada la presentación de Adán, subimos a la parte alta del Covadonga, donde se encuentra un amplio salón que recibiría a una de las propuestas más energéticas de la jornada. Se trató de los angelinos No Age, quienes en un auténtico descontrol total, sacudieron a quienes llenaron parcialmente un escenario donde la energía, y sobre todo la cerveza, se dejaron venir. Sí, quizá acá aumentó mucho más la temperatura del lugar, y no únicamente por los golpeteos sonoros de No Age, sino porque la ventilación del lugar dejaba un tanto que desear. Quizá el Covadonga deba plantear para este espacio un aire acondicionado, aunque claro, si la intención era provocar el consumo de refresco de cebada… ¡bien hecho!

Foto cortesía de: Joaquín Cervantes.

Tras una pausa necesaria para comer, partí de nuevo hacia el Parque España donde pude ver a Dani Bander y su Mariachi Malacopa. El músico del que ya les había presentado «Los condenados» en uno de nuestros #5RolasParaLaSemana, no defraudó a mis expectativas; y es que si yo esperaba fiesta y desmadre jocooso, eso fue precisamente lo que recibí junto a un Parque España a medio llenar que agradeció la energía de Dani Bander y su grupo completo. En un auténtico ejemplo de qué sucedería si rockeros se convirtieran en mariachis, hasta el mismísimo clima jugó a favor de Bander y su propuesta, pues el viento empezó a pegar y al mismo tiempo los árboles se unieron como si de productores del show se trataran. Como buen festival, para esta ocasión, Dani Bander se hizo acompañar de amigos en el escenario; la cantante de Candy, Valentina Plaza, con quien interpretó «Malviaje»; y AJ Dávila, quien además de producirle el material a Bander, le acompañó visiblemente enfiestado en el escenario con «Los condenados», fueron algunos de los ingredientes extra de un show que nos hará seguirle la pista a Dani Bander.

Foto cortesía de: Joaquín Cervantes.

Ya casi para acabar nuestra cobertura, tocó el turno de Big Big Love, quienes dieron uno de los mejores shows del Festival Marvin CDMX. La gente fue la primera en hacer que el ya casi inminente cierre del escenario se volviera algo apoteósico, pues aquí el público sí se hizo sentir entre asistentes con pulsera al festival así como curiosos. Tremendo, no hay otro adjetivo para calificar la presentación de los Big Big Love, quienes en un show muy bien preparado, conectado de gran manera de modo tal que en ningún momento se sintieran silencios, nos hicieron pasar un tiempo increíble acompañados de sus percusiones, teclados y sintetizadores con los que plasmaron literalmente colores en el ambiente. Me llamó mucho la atención la gran forma de estos músicos, quienes con soltura dominaron un escenario que por momentos les parecía chico; y es que al mando del viaje en el que todos nos subimos, algunos inclusive acompañados de alguno que otro cigarrito de mota que parecía realmente sobrar frente a las sensaciones sonoras, nos dejamos llevar por la música excelsa de uno de los mejores grupos de la escena nacional. Con «Immortality», de las favoritas del público por todo lo que se suma en siu versión en vivo, fue la explosión final de un show inolvidable.

>>Disfruta nuestra galería completa del #FestivalMarvinCDMX 2017<<

Pero ya que la energía estaba a tope, después de escaparnos un rato por unas necesarias bebidas, volvimos para otro de nuestros shows favoritos: el de los venezolanos La Vida Bohéme. Con un foro repleto, un Parque España que lucía en todo su esplendor, la noche podría haber continuado sin problema y nadie nos culparía por nunca dejar de gritar ni bailar. Cuando llegué, corriendo por no quererme perder nada, sonaba ya la entrañable y emotivísima «Lejos» que no hizo mas que enchinarnos el cuero a quienes apreciábamos la energía de lo que una verdadera banda de música debe significar. Si alguien nos hubiera dicho que en Venezuela se escuchaba el grito de estos chicos que con su música siguen estando en su país natal, nadie diría que no. La energía fue fulminante, absolutamente estremecedora y emocionante. Si creen que las canciones en estudio suenan bien, ¡deben escucharlos en vivo! Así continuó la noche con «El sentimiento ha muerto», «Danz!» y «La vida mejor», himno que por cierto retumba aún con fuerza hoy que escribo esta reseña. En fin, La Vida Bohéme fue para nuestra especial cobertura un cierre perfecto; uno de los tantos espectáculos que a lo largo de toda la tarde llenaron de vida a una ya de por sí muy cibrante Condesa-Roma; y eso que la noche continuó en los demás foros muy probablemente con los mismos resultados.

Al domingo siguiente las calles del circuito que albergó los apoteósicis shows que vivimos lucían ya más tranquilas y en paz; sin embargo, si se era curioso y se detenía uno con los ojos cerrados y en completa paz, era posible aún percibir la energía derrochada que nos mantendrá activos un año más para la vuelta del Festival Marvin CDMX: uno de los mejores festivales del circuito nacional.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Dashboard Confessional, melancolía energética en El Plaza

Next Story »

Delux celebrará 10 años de punk rock en el Lunario

Leave a comment