Gravity
  • Page Views 1125

Gravity o el nacimiento del hombre tecnológico, una lectura de tantas

  • Por Ana Escárcega.

    Spoiler alert: esta reseña revela giros en la trama de la cinta, si no la has visto aún, mejor léela después.

    Algo que sobresalía sobre Gravity desde su primer tráiler era la sensación de profunda soledad, de silencio, de vacío. Este sentimiento es algo que prevalece a lo largo de la cinta. No es el constante peligro que acecha a Sandra Bullock lo que nos hace tener las manos sudorosas de principio a fin, es la inmensidad del espacio, es la oscuridad y lo aterrador de ese gran vacío que parece succionarnos hacia la pantalla.

    Gravity

    Gravity

    Se trata de una película filmada en dos dimensiones, pero pensada para tres; Alfonso Cuarón fue capaz de deconstruir la imagen y volver a construirla visualmente por partes, es gracias a esto que la cinta se disfruta al máximo en salas de cine imax o en 3D.

    La cinta de Cuarón podría haberse detenido ahí, crear una lluvia de sensaciones físicas en el espectador y ya; pero afortunadamente para nosotros, el director mexicano llenó su cinta también de sutilezas quizás un tanto más filosóficas y mucho más visualmente estéticas.

    En primer lugar está la propuesta del incansable espíritu humano que se sobrepone a la máquina, tenemos sobre la mesa un cóctel de emociones extremas: el miedo, la resignación, la frustración, la desesperanza; por otro lado, tenemos a la tecnología – a la que estamos completamente supeditados – que resulta obsoleta con un mínimo cambio de variables y que nos deja totalmente a la deriva, a nosotros figurativa y a la protagonista literalmente.

    Con esto en mente, podemos adentrarnos un poco más en las imágenes; en la película existen ciertas escenas que nos dan indicios muy sutiles de un concepto un tanto más complejo que lo que mencioné en el párrafo anterior.

    En una escena vemos a la doctora Ryan Stone salvar la vida por un pelo luego de casi asfixiarse dentro de su traje espacial, la doctora entra a la estación espacial rusa, se quita el traje y se queda flotando unos segundos, descansando en posición fetal; se ven algunos cables y una manguera que flotan cerca de ella y detrás de su cuerpo podemos apreciar una fuente de luz que proviene del exterior y que entra por la ventanilla de la escotilla por la cual entró a la cápsula. Una sensación momentánea de paz invade la escena y durante esos escasos segundos pareciera que vemos a un feto humano dentro de un útero de metal, conectado por mangueras en donde debiera estar el cordón umbilical.

    La escena final parece conectarse con la que acabo de describir: al llegar a la Tierra luego de una aparatosa entrada a la atmósfera, la Dra. Stone logra salir de la cápsula y luego de nadar fuera del lago en el que acuatizó, la vemos tomar su primera bocanada de aire. Podría decirse que la protagonista ha vuelto a nacer.

    Finalmente nada hasta la orilla del lago y trata de levantarse, de pararse erguida, pero se le dificulta por la atrofia muscular que sabemos que los astronautas sufren después de haber estado en gravedad cero. Eventualmente lo logra, se levanta y vemos una toma desde abajo.

    Sandra Bullock se ve enorme frente a un panorama natural y solitario, esta vez no es una pequeña partícula que flota en la inmensidad del espacio, esta vez es ella una amazona gigante que se yergue ante un escenario que parece ridículamente pequeño bajo sus pies.

    Estas figuras sutiles que menciono son solo un ejemplo de las muchas que existen a lo largo de la cinta, se trata de un trabajo visual muy cuidado en donde nada sobra. Cada encuadre, cada fotograma, cada escena, cada secuencia y cada composición de la imagen es algo sumamente meditado y tiene una función dentro de la película.

    Considero que Gravity habla de un hombre nuevo que se madura en la tecnología, que parece haber reemplazado todo aspecto instintivo con el frío metal de un presente tecnológico, porque le resulta cómodo y confiable. Habla también de lo obsoleta que resulta dicha tecnología una vez que se presenta el cambio más ligero y alaba la naturaleza humana que resurge ante la adversidad.

    El resultado es el nacimiento de un súper hombre – ¿súper mujer, quizás? – que ha derrotado por sí mismo y contra toda probabilidad los embates de la naturaleza, utilizando para su beneficio su conocimiento y sus herramientas tecnológicas, pero que ha evolucionado para convertirse en una nueva raza más fuerte, más grande y también, ¿por qué no?, más humana.

     

     

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Llega el cuarto ‘Mictlán Dub Fest’

Next Story »

Próxima estación: Centro Médico

Leave a comment