• Page Views 700

“Green Book: una amistad sin fronteras”: entretenida, aunque complaciente

Por Asfaltos.

Continuando con las películas nominadas a los premios Oscar, toca revisar una de las cintas protagonistas de la categoría “Mejor película”. La película, protagonizada por Viggo Mortensen y Mahershala Ali, compite además por los premios a “Mejor actor” con Mortensen, “Mejor actor de reparto” con Ali, “Mejor guion original” con Nick Vallelonga, Brian Currie y Peter Farrelly; y finalmente a “Mejor edición”. La película la dirige Peter Farrelly.

Nos encontramos en la Nueva York de los años 60, al interior de uno de los clubes nocturnos más importantes de la ciudad: el Copacabana. Ahí es donde conocemos a Tony Lip (Viggo Mortensen), un agente de seguridad de descendencia italiana que labora en el lugar, lidiando cada noche con la peor escoria de la región. Un buen día, por hacer su trabajo, Tony se queda finalmente sin el sustento. Con una familia por mantener, Tony tendrá que buscar trabajo, hasta que lo encuentra, y sí, de forma inesperada.

En lo alto del Carnegie Hall, la contraparte literal de Tony Lip: el prestigiado Don Shirley (Mahershala Ali). Una figura de la música, que se le presenta prácticamente como inalcanzable y sobre todo incomprensible a Tony Lip, eso es Don Shirley. ¿El punto de encuentro entre los dos mundos tan distantes? En efecto, una muy atractiva oferta laboral que amarrará a Tony Lip con Don Shirley por una ambiciosa gira de varias semanas al sur de los Estados Unidos. No, la relación entre Tony y Don no será el principal obstáculo: lo es, en efecto, el sur de los Estados Unidos en los años 60…

No queda duda que la cinta, como muchas otras de las contendientes a “Mejor película” en los Oscar, es un fiel reflejo de los tiempos que se viven en los Estados Unidos de hoy día. La discriminación, entendida también como la intolerancia frente a los otros, es el tema que la une con “El infiltrado del KKKlan“; además, de también, su tono de humor, que la hermana del mismo modo con “La favorita” y “El vicepresidente: más allá del poder“. Sí, el humor es importante, y eso se entiende por el director y también guionista Peter Farrelly.

Peter, junto a su hermano Bobby, es reconocido como uno de los directores de comedia más importantes de los últimos años. “Una pareja de idiotas” (1994), “Loco por Mary” (1998), “Irene, yo y mi otro yo” (2000) y “Amor ciego” (2001), son algunas de las más célebres películas de los dos directores. Ahora, Peter, se aventura a una cinta con un tono distinto, aunque no deja del todo a un lado la comedia. Llama la atención que ahora, su comedia, abarca otros elementos no explorados en sus trabajos anteriores. No quisiera estropear nada, por lo que me limitaré a llamar su atención en el elemento que termina por unir a los dos personajes centrales en “Green Book: una amistad sin fronteras”, ahí luego me cuentan…

Sin embargo, y a pesar de las intenciones y el humor de la película, “Green Book: una amistad sin fronteras” termina por ser una película muy superficial que se va por los caminos fáciles y las resoluciones predecibles. Quizá que el mismísimo hijo del personaje real en el que se inspira el personaje de Tony Lip esté presente en el guion, termina siendo un elemento contraproducente porque la historia se va por lo fácil y lo autocomplaciente. Que Nick Vallelonga escriba una historia sobre su padre, termina por profundizar poco en otros aspectos, como por ejemplo el pasado de Don Shirley. El camino por lo fácil de la película, contrasta con algunas imágenes de la dureza que vivían los afroamericanos al sur de los Estados Unidos en aquellos años 60, mismas que se presentan -aunque poco- en la cinta.

De cualquier modo, y a pesar de lo anteriormente expresado, yo diría que “Green Book: una amistad sin fronteras” no deja de ser entretenida gracias al guion y dirección de Peter Farrelly; y desde luego a las actuaciones de Viggo Mortensen y Mahershala Ali, cuya química es tremendamente palpable en la cinta, y sin duda uno de los elementos más divertidos a observar en la misma. Sumaría que Mortensen cumple maravillosamente bien como un descendiente de italianos al este de los Estados Unidos; con su gran interpretación hace que se nos olvide que es él quien interpreta el papel del ya mencionado Tony Lip.

 

¿Los dejé picados de la curiosidad? No olviden que al final, para ustedes, la última palabra siempre es suya. Vayan a ver “Green Book: una amistad sin fronteras” que estrena mañana viernes 8 de febrero en los cines, y sí, prometan que la comentarán conmigo. ¿La favorita a arrebatarla el Oscar a “Roma” de Alfonso Cuarón? Ya lo juzgarán ustedes…

Con imágenes cortesía de Diamond Films México.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

“Cafarnaúm: La ciudad olvidada”: quiero demandar a mis padres por haberme tenido

Next Story »

Lunario: Cartelera del 08 al 14 de febrero de 2019

Leave a comment