Historia del cine en México, segunda parte.
  • Page Views 7080

Historia del cine en México, segunda parte

P A R T E 1 | P A R T E 2 | P A R T E 3

Por Ana Escárcega.

La última vez que nos vimos, recorrimos un largo camino de varias décadas, desde el Porfiriato, cuando los hermanos Lumiere trajeron su invento para la recreación del General; la época dorada del cine nacional, con astros de la talla de Pedro Infante, Tin Tan, Tongolele, Dolores del Río y María Félix; hasta la llegada de una época obscura en el cine nacional a finales de los 50.

Pues bien, llegada esta época tan terrible, no queda de otra más que relatarla, y ¿por qué no habríamos de hacerlo? Si parte de la historia de todo resulta algo incómoda, y finalmente nos lleva a lo que somos y hacemos hoy.

A finales de los 50, luego de la muerte del ídolo del pueblo, Pedro Infante, hubo una etapa de reacomodo en el cine nacional, los ojos del mundo habían puesto la mirada en el cine que se hacía en el país y se empezó a hacer mucha experimentación, para algunos maravillosa, para otros un tanto extraña.

Los olvidados” de 1950 es una gran muestra de esta etapa y la contaremos como la gran iniciadora de un período que ya no se considera en sí época dorada, pero en la que se hacían películas aún de gran calidad, y que hoy es considerado cine de culto.

No olvidemos que “Los olvidados” es una cinta que entra en la etapa europea del surrealismo, escrita y dirigida por el español Luis Buñuel, “Los olvidados” mostraba una parte de México que nunca se había visto en la pantalla grande, cosa que a muchos mexicanos no les pareció adecuado.

¿Cómo se atrevía un español a venir a meter el dedo en la llaga? Porque eso fue lo que hizo Buñuel, el público mexicano, acostumbrado a ver la miseria en la calle y el esplendor en el cine, de pronto se topa con una cinta que mostraba la vida más triste (y más real) del país.

¿Qué sucedió entonces? Casi nada, que la cinta fue censurada en México durante muchos años, pero el tema surgiría de nuevo y con gran fuerza en los ’90 y hasta la actualidad.

Otro gran ejemplo de esta época es “Pedro Páramo” de 1967, una adaptación fílmica de la novela de Rulfo que resultaba extraña y escalofriante; en su tiempo fue una de esas cintas que nadie conocía, muy underground el asunto, pero sin duda, al igual que la película de Buñuel, la historia le daría su valor justo y hoy es otra gran película de culto. Una obligación para los cinéfilos empedernidos, una belleza dirigida por Carlos Velo y con guion adaptado por el mismísimo Carlos Fuentes.

Podríamos (y deberíamos) seguir con este capítulo, pues es a mi parecer, cuando se hizo el mejor cine de arte (muchas veces si querer ser de arte) en nuestro México lindo y querido, pero concluyo esta segunda entrega con una recomendación más de esta gran etapa, se trata de “Macario” de 1959, una película de Roberto Gavaldón y con el papel estelar del GRAN Ignacio López Tarso en una de sus actuaciones más conmovedoras y lacerantes.

Nos vemos pronto con la tercera y última entrega de esta breve historia del cine en México, hasta entonces, vean estas tres recomendaciones y espero sus comentarios.

P A R T E 1 | P A R T E 2 | P A R T E 3

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Festín de sabores

Next Story »

El Bulbo: Tengo un hijo pirata

Leave a comment