• Page Views 1859

#HoyToca: 5 rolas para pasar el día empiernado

Columnistainvitado
Por Asfaltos
.

Hacía ya tiempo que traía esta idea en la cabeza, no la de encerrarme en el cuarto (aunque esa siempre la he tenido desde el momento en el que descubrí el sexo), sino la de compartir semanalmente un tema que ligara la cultura y el arte con uno de los más grandes placeres. Escuchaba alguna vez de alguien, que el sexo es indudablemente el placer más democrático del mundo, pues en cualquier circunstancia se puede y debe disfrutar de él.

Afuera los tabús, pues yo escribiré sin tapujos y les pido a ustedes me leean de la misma manera. Abordaremos algunas disciplinas artísticas como el cine, la danza, el teatro, la literatura y desde luego la música, entre otras muchas más. La idea es regalarnos entre todos un ratito de placer.

Es así que de manera quincenal, los viernes, les dedicaré un #HoyToca nuevo; y para el primero, como no podría ser de otra manera, empezaremos con música. 5 canciones, de muchísimas más que podría compartirles, pero que iré dosificando a lo largo de las muchas semanas de textos que nos tocará compartir. ¿Empezamos?

El hip hop, ese género musical que actualmente cuenta con tan buena salud, inició en las zonas de aquella Nueva York donde, al contrario de como sucede hoy con todos los turistas que le quieren visitar, se vivían tiempos en los que aventurarse por las calles a la puesta del sol no era una sabia decisión. En barrios marginales como el Sur del Bronx y Harlem se dieron los primeros brotes de un género que atrapó a muchísimas otras generaciones posteriores; como fue el caso de las Salt-N-Pepa de Queens.

Su historia nació en 1985, cuando el trío se conformó por Cheryl James («Salt»), Sandra Denton («Pepa»), y Deidra «Dee Dee» Roper (Spinderella). Salt-N-Pepa era el nombre que estas tres chicas usaron para consolidarse como una de las más importantes agrupaciones femeninas del género, sobre todo por el número de ventas que lograron, y el número de éxitos consolidados como «Shake your thang», «»Whatta man», «None of your business» y la que les presento hoy, «Let’s talk about sex».

Sin pelos en la lengua, las Salt-N-Pepa demandaban fuerte y claro que se hablara sin miedo sobre el sexo. «Hablemos de sexo por ahora en casa o en la multitud, ya viene de cualquier modo, no lo evites, porque eso no lo va a detener», cantaba este trío de chicas en «Let’s talk about sex» que debería ser adoptada por alguna campaña sobre educación sexual en este país; que vaya falta que nos hace.

Ahora si que ya podemos hablar de sexo sin miedo al «qué dirán» (y que les valga eh), ¿por qué no ser un poco más directos? Así lo propone el tremendo Peter Gabriel. A Gabriel lo conocí yo gracias a mis padres, pues en sus inicios como músico fue parte fundamental de uno de los más interesantes grupos que conocí en mis inicios musicales: Genesis. Ojo, cuando busquen Genesis busquen el de antes de 1975, año en el que Gabriel abandona el grupo para dedicarse a su carrera como solista.

Pues bien, de Peter Gabriel la propuesta es «Kiss the frog», canción incluida en el sexto álbum del británico, «Us» (1992). De ese álbum se desprendieron los sencillos «Digging in the dirt», «Steam», «Blood of Eden» y la ya mencionada «Kiss the frog». «Dulce pequeña princesa, déjame presentarte a su majestad rana. Tu solita puedes hacerla cantar, está todo hinchada, quiere ser tu rey. Oh tú puedes hacerlo, ven, ven, ven, ven, ven, ven, dama besa esa rana»… ¿Así, o más directo?

Ahora, que si ya prendidones nos gusta lo rudo, la tercera rola propuesta puede funcionarles de maravilla; se trata del éxito de Nine Inch Nails, «Closer». Incluida en el «The Downward Spiral» (1994), «Closer» fue elegida como segundo sencillo del álbum, no sin encontrarse algunos problemas para su distribución en medios como la radio y la televisión que tuvieron que adaptar algunos fragmentos muy claros para no «herir susceptibilidades».

«Quiero joderte como a un animal, quiero sentirte desde adentro, quiero joderte como a un animal, mi entera existencia está incompleta, tú me acercas a Dios…» Definitivamente la canción, por más abiertos que sean, no la recomiendo en una primera cita (o sí, digo, igual yo soy el anticuado); pero de que en una noche salvaje de buen sexo se presta para sonorizar, o tratar de apaciguar un seguro escándalo, definitivamente que sí. Ahora, si son justos, ¿a poco no es hasta romántica esa parte de «tú me acercas a Dios»?

Pero calma, pausa… respiren hondo y profundo, relájense y déjense llevar, ir y venir… De Sidney, Australia, la siguiente canción propone algo más romántico, pero no menos sutil. Divinyls, conformada en un ya muy lejano 1980, se componía de Christina Amphlett (vocalista) y Mark McEntee (guitarrista), quienes provocaban a los asistentes a sus conciertos con uniformes escolares, medias color rojo, y hasta luces de neón.

Con 5 álbumes de estudio lanzados, no cabe duda que el mayor éxito de las Divinyls fue su sencillo «I touch myself» (1991). La canción, nada más para que la vayan calando, fue considerada por muchas mujeres de la época como un himno a la masturbación femenina. La melodía, sin tapujos, expresa que «cuando pienso sobre ti, me toco». Aún hoy, en una sociedad más abierta a la de entonces, la masturbación femenina sigue siendo un tabú y un tema prohibido… caray, tan bonito que es disfrutar de la sexualidad uno mismo.

Y bien, para el remate, una rola que les hará sentirse poderosos y poderosas en la cama, la mesa, el piso, el sillón, el auto… Basta con disfrutar esta versión en vivo de «Sex machine» de James Brown para comprender que el músico nacido en Barnwell, Carolina del Sur, debió ser en efecto una auténtica máquina sexual. Su canción, destilando funk y sensualidad, fue estrenada en julio de 1970 para convertirse de inmediato en uno de los más grandes clásicos de Brown; así como de la escena musical de aquella alocada década.

«Colegas, estoy listo para levantarme y hacer lo mío. Quiero meterme dentro, amigo, ¿sabes? Como una, como una máquina sexual, amigo; moviéndome, haciéndolo, ¿sabes?», así comienza esta canción, que además de sonorizar su noche de viernes, pienso yo debiera de convertirse en ese mantra personal de cuando uno tiene que agarrar más fuerzas para continuar la noche como seguramente Mr. Brown las vivía.

En fin, hasta aquí esta primera columna. Hasta la próxima y disfrúten…se.

Foto: Caro.

IMG_5743Asfaltos. Sobrevivo en una ciudad junto a millones de personas. ¿Mexiqueño? Me enamoro rápido y olvido difícilmente. Amo la música, el cine, los cómics, las mujeres y -últimamente gracias a los servicios de streaming– las series también. Vivo la vida a través de letras y melodías. Músico frustrado. Me pueden encontrar escuchando U2, Radiohead y Coldplay; así como Grand Funk Railroad, Styx y Eric Burdon; Chetes, Jumbo y Siddhartha; y hasta Jesse & Joy, Silverio y Aleks Syntek. Batman y Star Wars mis pasiones; también el Cruz Azul, pero ya saben… subcampeonísimo. Sobreviviente y náufrago; ermitaño que odia la soledad.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Calles de México: La fuente «la Bomba»

Next Story »

Bajo Circuito: Cartelera del 27 de junio al 03 de julio

Leave a comment