• Page Views 631

#HoyToca: El “inocente piropo” para Tamara de Anda

Columnistainvitado
Por Asfaltos
.

El día de ayer, a raíz de la columna de Tamara de Anda en máspormás “Acosó, huyó, ¡y lo pescaron!”, se desató literalmente el infierno. ¿El asunto del texto? Tamara de Anda, acosada en Ciudad de México en algo que ella misma denuncia no es novedad para las millones de mujeres que le habitan, compartió una novedad: “denuncié… ¡y funcionó!”.

El asunto empezó cuando un taxista desde su auto le gritó a Tamara “¡Guapaaaaa!”, tras lo cual, ella, firme, regresó para enfrentarle diciéndole que lo que había hecho ameritaba una multa administrativa. El taxista, incrédulo y seguro de que ella no se movilizaría, se burló de ella hasta que vio cómo ella se acercó a una grúa de la policía para denunciarle. Sí, Tamara de Anda denunció, y a Tamara de Anda le hicieron caso.

La historia terminó con el taxista multado, quien al no poder pagar el castigo tuvo que pasar la noche nada mas y nada menos que en el infame “Torito”. Sí, en efecto, la sorpresa sigue siendo la rapidez con la que las autoridades actuaron, y sobre todo que la misma Tamara tomara ahora sí que “el toro por los cuernos” para enfrentarse a quien le había ofendido.

¿Y por qué digo yo que se desató el infierno? Porque como la misma Tamara cierra en el epílogo de su historia, en la misma columna, una serie de comentarios adversos y hasta amenazas de muerte y de violación, se le han dejado venir. El problema aumenta cuando aún, en estos días, hay quienes consideran exagerada la respuesta de Tamara; quien para muchos es ejemplo vivo de una “feminazi” en potencia… por cierto, término que resulta no solo ridículo, sino incoherente.

A ver. ¿Se acuerdan del texto de nuestro estimado Daniel Higa Alquicira sobre la relación entre el fútbol y la vida política de nuestro país? Pues bien, el asunto de aquella huelga de árbitros que detuvo de manera inédita al fútbol mexicano, sin duda uno de los productos más rentables en nuestro país, se puede trasladar a otras áreas de nuestra vida cotidiana; porque si se ve bien el meollo del asunto de los árbitros, el hecho lleva a -entre otras cosas- una falta de respeto a la autoridad que deriva nada mas y nada menos que en el caos colectivo.

Leía a un colega periodista escribir sobre el asunto de los árbitros, que le resultaba ridículo que ellos, que cometen tantos errores en su trabajo, ahora estuvieran exigiendo respeto a sus personas… Sí, insólito. No hay que confundir a la gimnasia con la magnesia, ni viceversa; el asunto de los árbitros se limitaba a algo muy sencillo: el respeto a la autoridad que representan. Ya otro boleto es si hacen bien o no su trabajo, pero de que son la autoridad, y de que se debe respetar su figura para el buen funcionamiento del juego (además de que como cualquier persona merecen respeto), de eso no hay duda.

Este mismo colega escribió al respecto de Tamara de Anda. Decía que era ridícula la reacción de ella, quien extrapoló un “simple piropo” que jamás debió haber sido escalado al acoso denunciado. Mismo caso, mezcla inaudita de gimnasia y magnesia. ¿En un país con altos índices de feminicidios, el menor ataque no debe ser tomado como alerta? Supongamos, solo supongamos, que el tono del taxista hubiera sido más amable, y quizá cara a cara no esperando lanzar el comentario para huir cómodamente en su automóvil. ¿No creen que Tamara lo hubiera tomado de otra forma? La misma Tamara en su columna escribe cómo se sintió fatal al saber que el taxista pasaría la noche en el “Torito”: “él pasando frío en una celda llena de borrachos y yo en mi camita mullida.” ¿No creen que Tamara hubiera tomado el comentario de otra forma, de haber sido en efecto una “no ofensa”? Yo creo que sí.

El asunto es que aquí una vez se confunden las cosas. En México lamentablemente las mujeres son muchas veces acosadas de diversas formas. Hay las más claras y desvergonzadas, como quienes las tocan directamente y demás “linduras” que de tanto coraje no quiero ni escribir; pero también hay las “menos ofensivas”: las silenciosas como puede ser inclusive la misma mirada acosadora. El asunto es que las mujeres, a pesar de todo lo que viven en un recorrido a pie por las calles de la capital mexicana, son firmes en no cambiar actitudes que terminan por intimidarlas… cosa que sí, es un acto de violencia.

Yo de ninguna manera creo que Tamara de Anda exageró, y sí creo que la actitud de ella debería de replicarse, pues así, y solo así, podrían disminuir aquellos que creen que esos comentarios son “inocentes”. Podrían parecerlo, porque quien los comete de manera inconsciente siente que no hay mayor daño en un “inocente piropo”, sin embargo lo malo es todo lo que pueden provocar, y sobre todo el contexto en el que se presenta como una parte más de la larga cadena que lamentablemente en nuestro país culmina en muchas ocasiones en el feminicidio.

Una pena la serie de comentarios que a la misma Tamara le han llovido en redes sociales, y sin duda una pena también que en pleno siglo XXI se tengan que discutir cosas tan obvias como el asunto que ella misma denunció. Acá, como ven y volviendo al paralelismo del asunto de la huelga de árbitors, la clave estuvo en que la autoridad funcionó y que la misma Tamara confió en ella. Por eso es también importante mantener a la autoridad con el poder que representa, y que nosotros confiemos en ella y hagamos valer nuestros derechos.

Un aplauso grande a Tamara desde acá, y a todas las valientes mujeres que deben aguantar tantos “inocentes piropos” como ella.

Imagen tomada del TW de Tamara de Anda.

IMG_5743Asfaltos. Sobrevivo en una ciudad junto a millones de personas. ¿Mexiqueño? Me enamoro rápido y olvido difícilmente. Amo la música, el cine, los cómics, las mujeres y -últimamente gracias a los servicios de streaming– las series también. Vivo la vida a través de letras y melodías. Músico frustrado. Me pueden encontrar escuchando U2, Radiohead y Coldplay; así como Grand Funk Railroad, Styx y Eric Burdon; Chetes, Jumbo y Siddhartha; y hasta Jesse & Joy, Silverio y Aleks Syntek. Batman y Star Wars mis pasiones; también el Cruz Azul, pero ya saben… subcampeonísimo. Sobreviviente y náufrago; ermitaño que odia la soledad.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

#VL17: Qué ver el domingo 19 de marzo

Next Story »

Foster The People pondrán a saltar al Pepsi Center WTC

Leave a comment

Instagram

Galería RCMX