• Page Views 1797

«Isla de perros»: la lealtad y el amor

Por Ligiaele.

Esto comienza amable lector, con la idea de que no encuentro otro nombre mejor para un hijo que Atari, el niño protagonista y héroe de la película «Isla de perros» dirigida por Wes Anderson, también responsable de «El gran hotel Budapest». La película, elaborada en técnica stop motion, incluye grandes enseñanzas de vida y crítica social como nos tiene acostumbrados Anderson.

«Isla de perros» definitivamente es una película de nicho para los amantes de los seres vivos y sobre todo de estos queridos animalitos, aunque si les encantan los samuráis y la cultura japonesa también estos elementos entran en la ecuación de este universo.

«Isla de perros» la considero una obra de arte y un gran homenaje a la cultura japonesa y a los niños que cuidan y aman profundamente a sus mascotas. Cada cuadro es perfecto y la historia sumamente conmovedora, no dudo que tenga alguna nominación en los premios Oscar, e incluso amable lector, la considero hasta ahora la mejor película del año y para muestra basta un botón: los actores Edward Norton, Scarlett Johansson, Bill Murray, Jeff Goldblum, Tilda Swinton y Bryan Cranston prestan su voz para dar vida a los personajes de esta película.

Como en toda historia japonesa, ésta comienza con la pelea entre dos dinastías; de esa primicia somos transportados al año 2038 en Megasaki, Japón en donde se han infectado todos los perros con un virus similar a una gripe canina y del cual no se tiene cura, por lo que el alcalde Kobayashi aprovecha esta situación para desterrar y confinar a todos los perros en la isla de la basura municipal, siendo el primero Spots el perro guardián de su sobrino Atari.

El niño ha tenido grandes pérdidas a sus escasos 12 años y no está dispuesto a perder a otro ser querido por lo que, sin dudarlo, va al rescate de su compañero. En su búsqueda se encuentra con una manada conformada por 5 perros, quienes apenas sobreviven con los desperdicios de basura pero que están dispuestos a protegerlo y ayudarlo hasta encontrar a Spots.

En el desarrollo de la historia Anderson ilustra la corrupción sistémica que vivimos actualmente, la manipulación mediática pero también la unión de personas que actúan por el bienestar conjunto.

El soundtrack es totalmente vintage e increíble: The Kinks, The Rolling Stones, The Who, por destacar algunos de los grupos de la banda sonora y obviando el homenaje cultural japonés parte del soundtrack de la maravillosa película de «Los siete samuráis».

 

No pierda amable lector la oportunidad de disfrutarde  esta cómica película; ignoro si harán funciones pet friendly en nuestra ciudad, pero puede acompañarse de un pequeño el cual seguramente disfrutará las vivencias de esa manada tan peculiar. Por cierto, escuché que pronto habrá un manga inspirado en esta película escrito nada mas y nada menos que por Minetarō Mochizuki.

Esta reseña se escribió escuchando «Kanbei & Katsushiro – Kikuchiyo’s Mambo (From ‘The Seven Samurai’)» de Fumio Hayasaka.

Con imágenes cortesía de Fox México.

 

 

Share This Article

‘La dosis perfecta’, versión Rebel Cats

Next Story »

#Ambulante2018: «Ayotzinapa, el paso de la tortuga»

Leave a comment