• Page Views 1048

Los spoilers

la-ballesta
Por Asfaltos
.

¿Sucumbir o no a los spoilers? Esa es la cuestión, y quien diga que no se ha planteado esa pregunta en su cabeza, que tire la primera piedra…

Desde chicos la impaciencia por conocer el menor detalle de alguna sorpresa que se nos tenía ha sido parte de nuestras vidas. A algunos más, a algunos menos. Yo, la verdad, era un tremendo impaciente (o sigo siéndolo). Me acuerdo por ejemplo que en víspera de Navidad me costaba uno y la mitad del otro encontrar algo de sueño. Si lograba dormir me despertaba a la 1 ó 2 de la mañana para correr hacia el árbol y descubrir que «Santa» aún no había llegado. A eso de las 6 ó 7 de la mañana corría, y una vez descubierto que el barbón por fin había llegado, me lanzaba a la cama de mis papás o a la cama de mi hermano para darles «la buena nueva». Sí, he sido siempre un impaciente.

Si no me equivoco, por ahí de 1997 recuerdo haber tomado una revista gringa de Disney (ironías de la vida, ¿verdad?) donde se anunciaba que se filmaría la nueva cinta de «Star Wars»: ¡el Episodio I! En tiempos donde el VHS era el formato de video casero y el internet no estaba en todas las casas, aún guardo con cariño el VHS donde grabé la emisión de «24 x segundo» donde se dio a conocer el tráiler de la nueva cinta de George Lucas. Aún recuerdo haberme emocionado tremendamente cuando vi ese dóble sable luz propiedad de Darth Maul. ¡Tremendo!

Para bien, o para mal (todo depende del punto de vista con el que se vea, ¿a poco no Obi?), sabía poco o nada del que a la postre sería a mi parecer el episodio más flojo de la saga. Llegando «vírgen» a la proyección, me sentí un poco «violado» por lo que había visto; pero al fin, y viéndole algo positivo, todo me resultó sorpresivo (o por lo menos la gran mayoría de escenas que no se habían dado a conocer aún en los tráilers).

Para los Episodios II y III las cosas cambiaron. Ya con internet en casa, mi mejor amigo en línea esos años (además de Napster y los servicios similares que le siguieron) fue el sitio oficial de «Star Wars». ¿Se acuerdan (obvio quienes vivieron eso) cuando se hacían los lanzamientos de los tráilers a través del sitio? Tardaba uno horas en descargar un video que quería ver siempre en la mejor calidad. Posteriormente, y como el sitio no permitía bajarlos para uno, había que pasar a bucar en los servicios de P2P para hacerse de una copia que (como sucede hoy) pondríamos en repeat una y otra vez.

Sin embargo, además de esa novedosa forma de hacerse de los tráilers (YouTube aparece hasta 2006, imagínense la prehistoria de la que les estoy platicando), la cantidad de información en internet aumentó y con ella la cantidad de spoilers también. Recuerdo, si no mal me equivoco, haber leído una filtración del guión o de la historia presente en Episodio III. Hubo cosas que ya no me resultaron sorpresivas ya que sí, sucumbí a los spoilers.

Hoy, en pleno 2015, los spoilers son el pan de cada día. Prácticamente en segundos uno puede leerse rumores que probablemente se confirmen en las salas este diciembre. Pero ahí va la pregunta otra vez, y una vez analizado el pasado reciente… ¿Sucumbir o no a los spoilers?

La decisión es personal, pero si me preguntan a mí, con la forma en la que Disney y J. J. Abrams han cuidado el Episodio VII, lo ideal sería preservar en la medida de lo posible los conocimientos de lo que se viene. Quizá la lección al final, y como sucedía cuando uno era chico y todo nos resultaba nuevo, es que la sorpresa siempre será un elemento extraordinario que en la medida de lo posible hay que preservar; y más, si ésta, resulta tremendamente buena (como todos esperamos). ¿A poco no?

IMG_5743Asfaltos. Sobrevivo en una ciudad junto a millones de personas. ¿Mexiqueño? Me enamoro rápido y olvido difícilmente. Amo la música, el cine, los cómics, las mujeres y -últimamente gracias a los servicios de streaming– las series también. Vivo la vida a través de letras y melodías. Músico frustrado. Me pueden encontrar escuchando U2, Radiohead y Coldplay; así como Grand Funk Railroad, Styx y Eric Burdon; Chetes, Jumbo y Siddhartha; y hasta Jesse & Joy, Silverio y Aleks Syntek. Batman y Star Wars mis pasiones; también el Cruz Azul, pero ya saben… subcampeonísimo. Sobreviviente y náufrago; ermitaño que odia la soledad.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

#GIFF2015 Día 2: Nunca estaremos de nuevo aquí

Next Story »

El rock japonés de Vamps sonará en Pepsi Center WTC

Leave a comment