• Page Views 5473

“La bella y la bestia”: Fábula fiel y ‘ancestral’

Por Asfaltos.

Casi 26 años han pasado desde el estreno de la cinta infantil de animación “La bella y la bestia” (1991). La película, hoy un clásico en el catálogo de películas de Disney, fue la segunda gran producción de la empresa del ratón en esa segunda etapa de oro hoy conocida como su “Renacimiento”. A casi 26 años de su estreno, “La bella y la bestia” persiste como una de las historias más entrañables para chicos y grandes; y lo seguirá siendo.

Mañana viernes, con un estreno masivo, llegará a los cines mexicanos la nueva versión live action de “La bella y la bestia” dirigida por Bill Condon. Escrita y adaptada por Evan Spiliotopoulos y Stephen Chbosky, la cinta cuenta en los estelares con la estrella juvenil Emma Watson en el papel de Bella, y con el actor de “Downton Abbey”, Dan Stevens, como la Bestia. Acompañándoles, Luke Evans, Ewan McGregor, Ian McKellen, Emma Thompson, Kevin Kline, Josh Gad, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw, Stanley Tucci y Bill Paxton, complementan el elenco de la película.

La historia la conocemos. Bella, joven, hermosa, independiente y sobre todo brillante, vive en un pueblo francés donde es incomprendida por su intelecto que es interpretado por sus vecinos como un mal un tanto raro para una mujer. Un día, a raíz de un viaje de trabajo que realiza su padre Maurice (Kevin Kline), la suerte de Bella cambia de forma inesperada, terminando como prisionera en el lúgubre castillo de la Bestia que la intercambia por su padre. En ese lugar, donde algo raro habita, es donde Bella se percata de la magia que tiene prisioneros a los habitantes del castillo, todos ellos convertidos en objetos del lugar.

En formato de musical, tal cual como la cinta animada original, “La bella y la bestia” transcurre presentándonos la relación entre la prisionera, el carcelero y la servidumbre del lugar, así como por otro lado la incredulidad y sorna a la que se enfrenta el padre de Bella por pedir auxilio en el pueblo para ir en su rescate.

La cinta resulta visualmente espectacular. Las imágenes, muchas de ellas recreando prácticamente la versión animada pero ahora con personajes de “carne y hueso” (puesto que los objetos, naturalmente, están creados por computadora), funcionan muy bien en una pantalla IMAX como en la que disfruté la cinta para platicarles de ella. Quizá, solo quizá, es por momentos tanto el peso de lo visual que los actores pueden llegar a sentirse un tanto opacados por los efectos y paisajes que les acompañan; eso sí, Emma Watson, a quien siempre se le quiso ver como Bella, funciona muy bien en su papel entregándonos una versión muy cercana a la original.

El elenco, cuya selección recuerda mucho a las versiones animadas de los personajes, así como los escenarios, los diálogos y desde luego la música, hacen de la versión live action de “La bella y la bestia” un muy claro ejemplo de un viaje a la nostalgia de quienes disfrutamos la cinta original cuando niños. En esa clave, para los más pequeños que tengan su primer acercamiento con la historia, es donde esta nueva versión del clásico de Disney puede llegar a atrapar a una nueva generación.

Algunas adiciones a destacar son las nuevas canciones que se compusieron para la película, utilizadas en escenas clave que redondean un poco más la historia la cinta. De éstas, una de las últimas en aparecer y que involucra a la Bestia, me resultó la mejor adición para acompañar a los ya clásicos temas musicales que hicieron de la original la joya animada que continúa siendo. Otra adición sería la poco sutil atracción de LeFou por Gastón, a quien sirve como su secuaz; misma que por cierto no está para el escándalo que en algunos países han querido hacer notar. De hecho, las escenas entre ambos personajes resultan de los momentos más hilarantes para los pequeños, quienes seguro podrán comprender un poco mejor el humor al que se le apostó con éstas.

 

En fin, “La bella y la bestia” es todo lo que se podría esperar de ella: un homenaje muy fiel a la cinta original que hará las delicias de quienes gustamos también acudir al cine para evocar momentos tan dichosos como la infancia misma. Es sin embargo que la prueba más fuerte de la película no será con la taquilla, a la que le auguramos desde ya un éxito comercial sonoro, sino con el tiempo mismo, pues la versión animada de “La bella y la bestia” de la que ésta misma se nutre tan ricamente, persiste y persistirá para muchos como ese clásico que seguiremos pasando de generación a generación.

“La bella y la bestia” estrena mañana viernes 17 de marzo en cines. ¿Recomendable? Sí. Véanla en IMAX y subtitulada.

Imágenes propiedad de The Walt Disney Company.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

#VL17: Qué ver el sábado 18 de marzo

Next Story »

“Trainspotting 2”: Y la vida en el abismo sigue…

Leave a comment