• Page Views 795

La mediocracia y la educación de los niños

Por Daniel Higa Alquicira.

En temporada electoral, todo es sospechoso y todo tiene un fin. Siempre me ha parecido ilusorio tratar de comparar a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con Hugo Chávez o Nicolás Maduro, ya que en todo caso, el candidato de la coalición “Juntos haremos historia” se colocaría más en el centro ideológico que cualquier otra cosa (ésto derivado de su formación política y su manera de gobernar). Pero sus discursos cargados de adjetivos clasistas han provocado esto, que en periodos electorales sus contrincantes utilicen sus palabras como un arma muy filosa en su contra.

Esto sale a tema debido a que se transmitiría una serie titulada el “Populismo en América Latina”, donde además de AMLO, también se dedicarán capítulos especiales a Hugo Chávez, Juan Domingo Perón y Lula da Silva, ex presidentes de Venezuela, Argentina y Brasil respectivamente; así como Putin de Rusia y Donald Trump de Estados Unidos.

Prácticamente todos ellos son vistos a nivel mundial como el engendro del mal. ¿Qué efecto puede tener en los electores? Habrá que esperar para comprobar ésto, pero lo cierto es que desde siempre –me refiero a su consolidación como un artefacto de uso común–, la televisión se ha convertido en la principal fuente de información de un gran sector de la sociedad mexicana. Y tal vez en todo el mundo, ya que como lo asegura el filósofo y académico, Karl Raimund Popper, “sucede que la televisión se ha convertido en un poder político colosal, se podría decir que potencialmente, el más importante de todos, como si fuera Dios mismo el que habla”.

Entonces aquella frase de que “lo vi en la televisión” es la sentencia de que es una verdad cuasi absoluta. Y aún en el momento actual, con todas las posibilidades de educación, conocimiento y cultura –mucha de ella gratuita– que existe en internet, la televisión sigue siendo la reina entre las reinas.

Y lo más grave es que si en la época de pleno autoritarismo priísta -en aquel México que quiero creer que ya no existe, aunque la realidad demuestra lo contrario- Chespirito, el Chavo del Ocho y los noticieros de Televisa fueron los que marcaron a muchas generaciones, ahora las cosas no son diferentes.

De acuerdo con el estudio sobre “Oferta y Consumo de Programación para Público Infantil en Radio, Televisión Radiodifundida y Restringida”, elaborado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel), los niños pasan cuatro horas 46 minutos frente al televisor, pero lo más graves es lo que ven.

Los programas favoritos de los menores son “Como dice el dicho” y “La rosa de Guadalupe”, seguidas por las telenovelas, con lo cual “los niños mexicanos consumen contenidos televisivos atemporales para la etapa de vida que éstos atraviesan”.

Entonces si la población infantil ve esos programas y se forma un marco moral, ético y de valores a partir de esas historias donde todo está polarizado, además de que se crea la idea de que la felicidad es inalcanzable para ciertos sectores y todo está inundado de miedos y prejuicios, será muy fácil dominar su conciencia política electoral una vez que tengan edad para votar.

Y es que por más que lo nieguen, la educación académica no basta para borrar o modificar esta carga cultural que impera en los hogares, por lo que ahora es muy fácil someter con miedo psicológico a estas personas en un proceso electoral y puede ser desde la derecha, la izquierda o los radicales.

¿Se acuerdan de aquel slogan de “un peligro para México”? No es mas que un manejo de estos miedos sociales que se forman a partir de los modelos que transmiten las telenovelas y esos programas que ahora son los favoritos de los niños.

Así, la mediocracia se convierte en un aliado muy poderoso a la hora de convencer a los votantes, ya que al fin de cuentas, algunos de ellos siguen viviendo un mundo donde creen que lo pasa en las telenovelas, también sucede en la realidad y no hay manera de modificar esto.

Foto: Chris Tengi.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Primitiva: la nueva exposición de Periferia en Jardines de México

Next Story »

#Ambulante2018: “Baronesa”

Leave a comment