La noche necesaria cortesía de Calle 13.
  • Page Views 508

La noche necesaria de Calle 13

  • Por Asfaltos.

    Terminé, sin haberlo planeado, en el concierto que dio el sábado 22 de noviembre Calle 13 en el Palacio de los Deportes. Curioso por lo poco que he escuchado de este proyecto, y su poderosa Latinoamérica -que en más de una ocasión me ha sacado alguna que otra lágrima (sí, tengo sentimientos)-, me dejé llevar y terminé en medio de miles seguidores -que esos sí, asistieron eufóricos-.

    La noche necesaria de Calle 13.

    La noche necesaria de Calle 13.

    La primera vez que escuché de Calle 13 fue como todos, con Atrévete-te-te. Influenciado, y con muchos prejuicios sobre el reggaetón, la rechacé de inmediato. Hoy no es que me encante, pero tampoco la rechazo como aquella  vez. Y es que además de ese género tan vapuleado del que pronto habrá que hablar con detenimiento y argumentos (a favor y en contra, claro), Calle 13 es un grupo con una infinidad de sonidos e influencias. Agradecí esa riqueza musical, de lo contrario, no hubiera sobrevivido.

    Acompañado por una amiga entusiasta del grupo, traté de mantenerme lo más entonado posible. Con un setlist que incluyó las potentes Fiesta de locos, El aguante, Adentro, Perseguido, Calma pueblo, y la muy querida Latinoamérica (acá acompañados por Lila Downs), el espectáculo musical fue un agasajo para propios y extraños. Debo de aceptar el talento musical y lírico de Calle 13. Apunté varias canciones que me prometí escucha con más detalle, más adelante.

    Sin embargo mi curiosidad, y el motivo de este texto, iba más allá de lo musical; sobre todo por lo que hubo alrededor del concierto. Y es que con la marcha #20NovMx de hace unos días tan fresca, y lo denunciado por Residente (vocal principal de Calle 13) en los pasados Grammy Latinos, era de esperarse algún tipo de demostración en proptesta por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero.

    El cálculo no falló. Tras presentar sorpresivamente a la leyenda de la guitarra Tom Morello (presencia que desató mi más profunda locura), Residente pasó al escenario a algunos familiares de los normalistas. En una presencia que duró entre 20 y 30 minutos, con gritos, aplausos y algunas pancartas que se hicieron presentes, los familiares tomaron el micrófono y denunciaron. La gente acompañó.

    Acabado el anuncio, y brindándome unos minutos de euforia musical, sonó poderosa -no podría ser de otra manera- Killing In The Name, original de Rage Against the Machine que retumbó imponente en el Palacio de los Deportes frente a un público que aguantó unos minutos más para finalmente retomar las canciones por las que habían pagado su boleto.

    En mi memoria queda la guitarra de Morello con el número 43, las poderosas interpretaciones de la ya citada Killing In The Name y El Aguante -para ser justos con Calle 13, la canción que más disfruté-, los conteos en alto del público del 1 al 43 y cerrando con el reclamo de justicia, las pintas en los costados del escenario de artistas grafiteros que se sumaron a la denuncia, y por supuesto, la presencia de los familiares de los normalistas.

    Si bien se trató simplemente de un concierto, para quienes estuvimos ahí, tanto para los curiosos como yo como para los fanáticos que me rodeaban y no paraban de retumbar con cantos y saltos, fue una noche diferente; una noche necesaria. Ya mañana nos despertaríamos y seguiríamos luchando, porque en efecto, a partir de los hechos en Iguala, Guerrero, las cosas han cambiado.

     

     

    TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

#FIGLeónDesdeElAire: Día cuatro

Next Story »

Cine Urbano en el Bosque de Chapultepec cortesía de Recrea Mx

Leave a comment