• Page Views 1109

La Normal de Ayotzinapa y sus edificios millonarios

Por Daniel Higa Alquicira.

El tema Ayotzinapa no se agota. Ya sea porque la desaparición de los 43 estudiantes ocurrida el 26 de septiembre de 2014 sigue indignando a muchos sectores de la sociedad; bien porque la lucha social por parte de los padres de los desaparecidos y alumnos va a seguir de forma estructurada; o porque ahora resulta que la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” es un gran negocio para las autoridades estatales.

En un contexto en donde algunos aseguran que las escuelas rurales han sido un gran dolor de cabeza para las autoridades -tanto federales como estatales- debido a su tendencia de formar estudiantes y profesores combatientes (cabe recordar que el origen ideológico de las escuelas rurales se basa en teorías marxistas leninistas), el imaginario colectivo está convencido de que a este tipo de recintos educativos los quieren desaparecer.

Sin embargo, las escuelas normales rurales surgieron en la lejana década de 1930, sobrevivieron etapas durísimas en los años 70 con la lucha contra las guerrillas, soportaron crisis económicas nacionales y conflictos locales; para llegar a un siglo XXI en donde siguen siendo la esperanza y el motivo de orgullo para muchas familias que materialmente tienen muy poco.

“La mayor parte de nuestras comunidades rurales ofrece, entre numerosas carencias, la de una casi total desorganización, que las sitúa en el más amplio subdesarrollo. Sus niveles económico, social y cultural son apenas perceptibles. Muchas carecen de tierras de cultivo, otras de agua potable y comunicaciones en casi todas. Las causas están diseminadas”.

¿Saben quién dijo esto y en qué año? No, no fue ayer, antier o el año pasado. No fue hace unas semanas cuando el Coneval dijo que hay 55.3 millones de pobres en México, ni fue un discurso emotivo de campaña de esos cuando los políticos se ponen románticos y sentimentalistas.

Estas palabras las dijo el maestro Raúl Isidro Burgos en la escuela que ahora lleva su nombre. Fueron parte del discurso de despedida a la generación 1964-1970 de la de la Escuela Normal Rural de Maestros de Ayotzinapa.

Ahora bien y trasladándonos en el tiempo, llegamos a agosto de 2015 en medio de un ambiente crispado porque hace casi un año 43 estudiantes de esta escuela fueron secuestrados, asesinados y quemados, según las versiones oficiales; pero a ésto se le agrega que muy probablemente, la Escuela Normal Rural de Maestros de Ayotzinapa se ha convertido en una mina de oro para algunas autoridades locales.

¿Cómo es esto posible? Según José Luis Hernández Rivera, director de la normal de Ayotzinapa, las dependencias del gobierno estatal están “jineteando” unos 20 millones de pesos que aprobó el Congreso del Estado para la construcción de un edificio en las instalaciones de esta escuela; por lo que pidió que se entreguen completos los 50 millones de pesos que tiene como presupuesto anual esta institución.

Ahora resulta que contrario a lo que dicta la historia, la normal de Ayotzinapa tiene proyectos de remodelación y construcción de nuevos edificios para modernizar sus instalaciones, pero el problema es que estos edificios tienen un sobrecosto inexplicable, la calidad de la construcción es muy mala e incluso sufren problemas de seguridad en su estructura.

Según José Luis Hernández Rivera, un edificio que hizo el gobierno estatal y que costó 38 millones de pesos “se está ladeando”, y un “edifico similar” que hizo la propia administración de la escuela con recursos federales, costó 3.5 millones de pesos y está en perfectas condiciones.

Así, el gobierno estatal está construyendo actualmente un edificio que se supone costará 20 millones, pero el director dice que estos recursos “están siendo escondidos por algunas de las áreas en el gobierno estatal, encargadas de la construcción de las obras”.

En 1932, Raúl Isidro Burgos terminó algunas instalaciones de la normal que ahora lleva su nombre, con un préstamo personal que solicitó a la Dirección de Pensiones Civiles de Retiro y con dinero donado de los salarios de los propios maestros y alumnos. Ahora en 2015, resulta que hay dinero de sobra como para hacer construcción por costos elevadísimos que no tienen explicación.

Foto: Le-Chiara.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘Hitman: Agente 47’, un balance entre suspenso y acción

Next Story »

Moshi: dulce, sincera y empalagosa

Leave a comment