• Page Views 1245

La soberbia musical presente en El Plaza: Deafheaven + Mono

Por Yvan Alejandro López Galván.

El día 1 de julio se vivió el concierto de Deafheaven + Mono, una combinación de bandas que representan completamente al post-rock y shoegaze, pero que a la vez, demuestran las dos caras de la moneda musical: la tranquilidad y ferocidad. Este suceso que muy pocas veces llegamos a presenciar en México, se llevó acabo en El Plaza Condesa, un lugar donde la acústica y la ambientación del lugar mismo, se presta para el público de las bandas.

Un primerizo en esta clase de eventos de inmediato se habrá percatado de lo selectivo que es el público de ambas bandas por la clase de géneros que ejecutan, el post-rock y shoegaze se caracterizan por tener canciones relajantes con su humilde cantidad de violencia musical, y sobre todo por manejar un muy extendido tiempo de composición; dicho esto, el público no fue precisamente a cantar si no a disfrutar la música con una actitud serena.

La banda nipona Mono fue la que nos dio el placer de abrir el evento, el público se mostró demasiado entusiasmado, pues parece que la mayoría de los presentes iban a ver al cuarteto instrumental japonés considerando que de ambas bandas, es la que mayor tiempo posee haciendo música y en escenarios por lo que la propagación de su música es mayor.

Volviendo a la parte que todos amamos (la música), Mono dio la apertura con el icónico sonido de “Ashes In The Snow”, la primer canción de uno de sus discos más queridos, “Hymn of The Immortal Wind”, lo que proporcionó la atmósfera relajante, pero principalmente llena de cariño tanto por los fans como por los músicos desde el inicio de la presentación. Ya con la ambientación plantada por los suelos para sentir la suavidad de las melodías japonesas, procedieron con “Death in Rebirth”, un considerable salto de años pues hablamos de un tema de su más reciente disco “Requiem In Hell” que dio continuidad a la psicodelia mental que solo Mono puede otorgar, y que francamente esperábamos escuchar pues hablamos de uno de los mejores discos del género del año pasado.

Siendo Mono una banda instrumental, la mayoría de sus temas son algo largos pero no similares; en esta ocasión con el resto de sus canciones: “Dream Odyssey”, “Pure as Snow”, “Recoil, Ignite” y “Requiem in Hell”, pudimos notar que los músicos escogieron un puñado de sus canciones más representativas y que se manifiestan dentro del equilibrio de la serenidad y la agresividad musical. El público parecía estar inmutable, pues sabían la clase de composiciones que fueron a escuchar, por lo que el ruido de los fanáticos fue nulo hasta el término de cada canción, donde le dieron a la banda japonesa la respetada ovación que merecían. Al terminar su parte del concierto, los aplausos y gritos crecieron para dar por terminado la presentación de Mono. Sin duda, una de las bandas cuya ejecución es muy limpia y cuidadosa. La soberbia, elegancia y versatilidad se hicieron presentes en el aire que se respiró esa noche; un espectáculo diferente pero lleno de color y vida.

Después de un merecido receso para el público, la banda norteamericana Deafheaven rompió con la tranquilidad que habían dejado los antecesores del evento y comenzaron con “Brought to the Water”, el tema introductorio de su disco más reciente “New Bermuda”, considerado uno de los mejores del 2015 en cuanto al post-black metal. Fue aquí cuando el público estaba sorprendido, tanto por los fanáticos de la banda, como por los primerizos en escucharla, pues la energía que estos músicos propagan es inmensa aun si hablamos que sus temas asimilan un poco la fórmula de Mono, pero más orientada al black metal. Siguiendo la línea del mismo disco, dieron progreso a “Baby Blue” y “Come Back”, temas que intensificaron la ferocidad de la banda y del público.

Después de propagar nuestros oídos con canciones recientes, Deafheaven tomó a la nostalgia por la mano y ejecutó “Language Games”, el segundo tema de su primer disco “Roads to Judath” de 2011, un disco que tomó por sorpresa a las personas y que impulsó el movimiento de post-black metal. Antes de “terminar”, nos dieron el placer de escuchar “Sunbather” del disco homónimo de 2013, una de las canciones más icónicas de la banda. Lo que pareció ser una despedida dejando a muchos satisfechos y algunos otros, no tanto, fueron sentimientos dejados atrás antes de que la banda volviese a salir al escenario para decir: “Tenemos tiempo de una canción más” y dar paso a “Dream House”. Así terminaron el concierto, no sin antes anunciar su siguiente disco para 2018, lo que dejo aún mejor sabor de boca.

En general Deafheaven + Mono fue un concierto que no pasa muchas veces por nuestro país y que sin duda, solo un público selecto con gustos musicales muy específicos que exponen la naturaleza tranquila y brutal del ser humano pueden disfrutar. Al final, las bandas agradecieron el cálido recibimiento de los fanáticos, y éstos se llevaron una experiencia diferente dentro del mundo musical que se vive en la modernidad.

Fotos: Óscar Villanueva (OVD) / Cortesía.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

“Amor en braille”, dulce e inocente romance

Next Story »

Asian Kung-Fu Generation tocará en El Plaza

Leave a comment