• Page Views 866

“Los años azules”, o una historia de crisis y amistad

Por Asfaltos.

Comienzan a llegar a los cines las primeras películas mexicanas estrenadas comercialmente en 2019. En esta ocasión, después de un tremendo recorrido por festivales que significó reconocimientos en lo festivales de cine de Guadalajara, Guanajuato y Monterrey, entre otros, aterriza en salas la ópera prima de la realizadora de Aguascalientes, Sofía Gómez Córdova: “Los años azules”.

En una apacible vieja casona en el centro de Guadalajara, un grupo de jóvenes ve transformada su tranquilidad cuando una nueva inquilina aparece para sacudir las ya estridentes vidas de cada uno de los integrantes. Todos, conviviendo como roomies en cuartos separados del lugar, conviven a veces de manera forzada en un espacio común que servirá también de testigo de sus historias.

Una muy diligente estudiante ve cómo su noviazgo se ve terminado, la más responsable del lugar es constantemente puesta a prueba por sus compañeros que la ven con recelo, un joven enamorado intenta sentar las bases de una relación que anhela y un joven confuso intenta descubrir a su próximo conquistado, son algunas de las historias que iremos hilando y conociendo en la intimidad del recinto.

La casa, capturada como un personaje central en la película, guarda en cada uno de sus espacios la personalidad de quienes le habitan. El espacio físico se adapta a los distintos inquilinos, dándonos pistas de sus miedos y de sus anhelos. Son sobre todo los miedos los que se apoderan de este grupo de jóvenes de entre 20 y 30 años de edad quienes  pasan por una crisis de la que nos van haciendo cómplices.

Para quienes hemos vivido en grupo, entre roomies -cada vez más común, cada vez más forzado-, la cinta hablará en una capa más. Al final, como cada grupo, son las diferencias las que terminan acercando, y son esas cercanías las que terminan provocando la maduración. Con un cuidado en el detalle, con un ritmo que contrasta con el acelere propio de la juventud de los protagonistas, Sofía Gómez Córdova nos cuenta una serie de historias sencillas y cotidianas.

Hay también una sensación de lo teatral, tanto como parte de las historias que se van desarrollando, como en la forma de capturar la cinta y también en la ejecución de quienes van dando vida a los protagonistas. El arte y la foto de la película abonan a esa sensación azul que el título nos presenta; sensación que habla de los ánimos, del estado de cada uno de los personajes.

“Los años azules” es una interesante ópera prima que pone en el escenario a una realizadora a la que habrá que seguirle el paso. Yo destaco su elección por lo simple, en lugar de irse por las ramas; pues es esa decisión la que termina por conseguir la cercanía que tenemos con cada uno de los personajes, y la que consigue que no le restemos atención nosotros mismos a la historia presentada.

 

Si quieren conocer una voz más en el siempre creciente cine mexicano, recomiendo le echen un ojo a “Los años azules”; ya me dirán qué les pareció y sobre todo qué reflexiones les provocó.

“Los años azules” estrena mañana viernes 18 de enero en cines comerciales. Consulten cartelera. Sí, si les interesa no se esperen al segundo fin de semana, el primero es importantísimo para que si les gusta la recomienden y más gente pueda verla.

Con imágenes cortesía de Calouma Films.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

“Mis huellas a casa”: esta es la aventura de un perro y su humano

Next Story »

‘Alas’, de Volver

Leave a comment