• Page Views 630

Los Mirlos ofrecerán noche de cumbia y chicha en Pabellón Cuervo

Por Asfaltos.

De Moyobamba, al norte del Perú, llegará finalmente a Ciudad de México uno de los grupos más importantes de aquel país. Con una carrera que se remonta a casi 45 años cuando iniciaron su carrera, Los Mirlos traerán lo mejor de su cumbia por primera vez a nuestro país. A este tremendo pachangón de viernes que se vivirá en Pabellón Cuervo el próximo viernes 22 de septiembre, se suman los nacionales Sonido Gallo Negro, quienes sumarán a la magia su “Mambo cósmico”; así como también Sonido Arcoiris, desde la mismísima Peñón de los Baños.

Los Mirlos son indudablemente un referente de la cumbia negra peruana, característica por su alucinante psicodelia. Los inicios de la agrupación se dan en 1972, cuando un grupo de oriundos de Moyobamba, Perú, se deciden por iniciar un proyecto musical llamado Los Saetas que terminaría convirtiéndose en Los Mirlos. Los Mirlos toman su nombre de un pájaro negro que habita la Amazonia.

Tras una carrera que les consolidó en Perú y posteriormente en todo el cono sur, a inicios de los 80 Los Mirlos comenzaron un proceso de internacionalización que empezó en los Estados Unidos. Los Mirlos se han presentado con gran éxito también en Europa, donde han pisado países como Alemania, Francia y Holanda; y ahora, tras una espera que finalmente rinde frutos, tocarán en México en el renovadísimo Pabellón Cuervo.

Los Mirlos, Sonido Gallo Negro y Sonido Arcoiris se adueñarán las de las instalaciones del Pabellón Cuervo el próximo viernes 22 de septiembre a partir de las 20:00 horas. Los boletos están disponibles en las taquillas del inmueble y a través del Sistema Ticketmaster.

Con imágenes e información cortesía de OCESA.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘Nada pasó’, de Panteón Rococó

Next Story »

Non Stop Ska!: un festival lleno de baile y paz

Leave a comment