• Page Views 659

Lucha de gigantes

Conciencia

Por Fernanda Pazarán.

Estados Unidos y China pelean por ser el líder hegemónico de la comunidad internacional, es una lucha que tiene repercusiones en todo el mundo y México es un país cuyo papel puede verse afectado por su cercanía con Capitán América y la necesidad de tener una relación con la República Roja. La Guerra Comercial entre estos gigantes empezó por Estados Unidos a inicios de 2018, actualmente ambos se han puesto barreras arancelarias y se ha vetado a la compañía Huawei de el país norteamericano.

Los efectos colaterales pueden ser críticos por diversas situaciones. La cultura china es muy diferente a la cultura occidental, en cuestión de negociaciones puede implicar un ajustamiento en nuestras prácticas para poder ser atractivos. En el caso de México si es un foco rojo puesto que por temas de corrupción en nuestra nación, no se pudo construir el tren México-Querétaro y dañamos nuestras relaciones diplomáticas.

Otra de las situaciones que pone a sudar a México, es que en el T-MEC se establece en el capítulo 32 que ninguno de los países puede cerrar acuerdos con países que tienen economías cerradas, lo que significa que no puede haber un acuerdo comercial con China. A menos que EUA lo apruebe, cosa poco probable y un ejemplo es que casualmente Washington acaba de decidir no poner impuestos en el aluminio. Tratar de diversificar el comercio con otras regiones debe ser prioridad en la agenda de relaciones exteriores, pero es necesaria la aprobación de nuestro vecino del norte; ésto nos afecta.

Finalmente, China se está convirtiendo en potencia mundial y Estados Unidos está perdiendo parte de su poder, su presidente ha disminuido su intervención en varios temas de la agenda internacional como son los temas ambientalistas o su involucramiento en temas regionales. El tema es el cambio cultural, político y económico que esto traería; los países que dependemos de estos gigantes tendríamos que cambiar nuestras políticas para seguir alineados con las de ellos, cualquiera que sea el nuevo patrón del líder internacional.

Como México, ¿qué estamos dispuestos a cambiar? ¿El gobierno actual se atreverá a echarse como enemigo a EUA para tener un acuerdo con China? ¿Podremos enfrentar los retos económicos que se originen por la lucha de gigantes? Hay muchas preguntas y cualquiera que sea el veredicto, tendremos que cambiar y adaptarnos de la manera más rápida posible. Lo que es un hecho es que los diplomáticos mexicanos deben hacer una negociación que favorezca en mayor medida a nuestro país, sino estaríamos en graves problemas.

Estados Unidos ha puesto las reglas a su favor y muchos países han tenido que ajustar su cultura, su política y su economía para poder entrar en su juego -México incluido y no todos los presidentes supieron hacerlo de una manera efectiva-; esos cambios han tenido costos importantes, el cambio climático es uno. A partir de esto, los chinos tienen cierto rencor a las prácticas intervencionistas que vivieron en su pasado. Hay un poema de autor anónimo que supo resumirlo y puede aplicar a otras naciones, se titula “¿Qué quieren de nosotros?”:

Cuando éramos el hombre enfermo de Asia,
nos llamaban el peligro amarillo.
Cuando nos cobran por ser la próxima superpotencia,
nos llamamos la amenaza.
Cuando cerramos nuestras puertas,
usted contrabandeaba drogas para abrir mercados.
Cuando abrazamos el libre comercio,
nos culpas por quitarnos tus trabajos.
Cuando nos estábamos desmoronando,
marchaste en tus tropas y querías tu parte justa.
Cuando intentamos volver a juntar las piezas rotas,
Tíbet libre gritabas. ¡Fue una invasión!
Cuando probamos el comunismo,
nos odiaste por ser comunistas.
Cuando abrazamos el capitalismo,
nos odias por ser capitalistas.
Cuando teníamos mil millones de personas,
dijiste que estábamos destruyendo el planeta.
Cuando intentamos limitar nuestros números,
usted dijo que abusamos de los derechos humanos.
Cuando éramos pobres, pensabas que éramos perros.
Cuando le prestamos dinero en efectivo,
usted nos culpa de sus deudas nacionales.
Cuando construimos nuestras industrias,
tú nos llamas contaminadores.
Cuando te vendemos bienes,
nos culpas por el calentamiento global.
Cuando compramos aceite,
lo llamas explotación y genocidio.

¿Qué es lo que realmente quieres de nosotros?
Piensa bien primero, luego contesta…

Como dijera el ex-presidente Enrique Peña Nieto: “ningún chile les acomoda”. La guerra entre China y Estados Unidos es un tema que debemos seguir de cerca, nos afectará en un sinfín de cosas, incluso podríamos cambiar a que el mandarín se convierta en nuestra segunda lengua obligatoria. El cambio está por venir y no nos puede tomar desprevenidos.

Foto: Andri Koolme.

IMG_5743Fernanda Pazarán / #ConcienciaRCMX. Soy estudiante de Relaciones Internacionales. Soy ambientalista, con una ideología liberal y de izquierda. Estoy convencida de que el mundo puede mejorar y que el cambio lo hacemos cada uno de nosotros. Me gusta escribir de todo tipo de temas, pero tengo una preferencia mayor por los temas políticos tanto nacionales como globales. Siempre hay un elefante en la habitación del que se tiene que hablar. He participado en diferentes eventos diplomáticos y políticos.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Visitando Puebla / Qué hacer y qué comer

Next Story »

«The Marvelous Mrs. Maisel» y la maravillosa Midge Maisel

Leave a comment