• Page Views 1212

“Mi papá se llama Lola”: entrañable reencuentro familiar

Por Asfaltos.

Aunque pareciera que “todos los caminos llevan a ‘Roma'” -o bien a los Oscar-, afortunadamente en la cartelera de cine comercial no todos los caminos son así. En efecto, hay vida más allá de los Oscar, y lo celebramos con gusto con la presencia de películas como en este caso, “Mi papá se llama Lola”. La cinta, dirigida por el realizador francés de origen argelino, Nadir Moknèche, resulta una cinta interesante para este fin de semana.

La cinta, como podrán imaginar, habla de un papá que en algún momento decidió convertirse en Lola. ¿El papá de quién? El papá de Zino, un joven afinador de pianos quien después de la inesperada muerte de su madre, intentará buscar a su padre Farid, quien cree los abandonó por más de 20 años. Sin embargo, como nosotros sabemos, Farid es ahora Lola, y a partir de ese particular encuentro es que se va construyendo toda la película.

Con Fanny Ardant como Lola, antes Farid, “Mi papá se llama Lola” discurre mayormente en un tono de drama, aunque como bien me comentaba mi compañero en CinemaNET, Carlos del Río, el nombre bien podría adelantarnos falsamente que se trata de una comedia. De cualquier modo, el tono elegido por Nadir Moknèche ajusta perfectamente con una película que habla del perdón y de la aceptación, pero principalmente -y por más cursi que me lea-, del amor.

Y es que es el amor entre estos dos personajes el que terminará provocando le reencuentro que también, desde antes de la película, suponemos. Sí, hay pocas o nulas sorpresas a lo largo de la cinta, quizá sin duda un déficit en ésta, pero que permite desde mi perspectiva el conectar bien con ambos personajes, y sobre todo involucrarnos con su muy particular historia.

Reflexionaba que quizá la película no iba a más, y quizá se recataba en algunos sentidos, en comparación con el realizador español Pedro Almodóvar con quien se le ha llegado a comparar a Nadir Moknèche; pero también para volver a citar a mis compañeros en CinemaNET, en esta ocasión Rosalina Piñera, como ella afirmaba hay que entender el contexto del realizador de “Mi padre se llama Lola”, y sobre todo la cultura en la que éste se desenvuelve.

Si a mí me preguntan, “Mi padre se llama Lola” me pareció una cinta entretenida. Entrañable, porque siempre tocar temas de reencuentros familiares como el de Lola y Zino termina por acercar a un público más amplio; y también una cinta que sin muchas pretensiones consigue que uno se emocione con los eventos que reitero, uno se espera desde antes por lo predecible que terminan siendo.

Por cierto, y quizá para hermanarse con las cintas de la cartelera comercial contra las que se enfrenta, “Mi padre se llama Lola” es también otra buena opción que habla de los tiempos en los que vivimos, en donde la reflexión de la aceptación y el perdón, tristemente no sobra…

 

“Mi padre se llama Lola” estrena hoy viernes 8 de febrero en cines nacionales. Consulten las carteleras de sus cines favoritos. Y ya saben, no dejen de platicar la película conmigo, en cuanto la hayan podido ver.

Con imágenes cortesía de Alfhaville Cinema.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘Life on Mars?’, versión Seu Jorge

Next Story »

Mi primera vez con Silverio

Leave a comment