• Page Views 1468

«No es más que el fin del mundo», el daño de la ausencia

Por Asfaltos.

Desde el pasado miércoles 21 de diciembre se puede disfrutar en cines del más reciente trabajo del director canadiense de moda, Xavier Dolan. En su muy amplia cinematografía, misma que comenzó a los 20 años de edad, Dolan presume los éxitos de sus cintas «J’ai tué ma mère» (2009), «Tom à la Ferme» (2013), «Mommy» (2014) y la actual «Juste la fin du Monde» (2016), traducida al español como «No es más que el fin del mundo».

Después de doce años de ausencia, el exitoso escritor Louis (Gaspard Ulliel) regresa a casa para anunciarle a su familia su próxima muerte. Con miedo, y muchas dudas sobre la reacción que tendrá la noticia, Louis ignora que es el dolor causado por su ausencia lo que más ha pesado en su familia; inclusive más que lo que tendrá que compartir.

Con un elenco de primera que incluye las actuaciones de Gaspard Ulliel («Hannibal, el origen del mal»), Marion Cotillard («La vida en rosa», «Aliados»), Léa Seydoux («La vida de Adèle»), Vincent Cassel («Amor mío», «Jason Bourne») y Nathalie Baye, «No es más que el fin del mundo» es un trepidante viaje por los sentimientos y los más profundos miedos de un núcleo familiar fracturado.

Fiel a la intensidad de sus trabajos anteriores, con un retrato muy íntimo y duro de la familia, Xavier Dolan se luce una vez más con un trabajo impecable que no deja indiferente a los espectadores. En constante suspenso, con un nivel de tensión alto, somos cómplices de los temores de Louis que se van cumpliendo desde el primer momento en el que se reencuentra con su familia.

Al mismo tiempo, y de manera más tímida, vamos conociendo con gestos, miradas y palabras, lo que cada uno de los integrantes de la familia de Louis sienten tras la ausencia de 12 años éste, el hijo pródigo. El dolor y el daño irreparable de la ausencia, son algunos de los elementos con los que Dolan construye una película que por momentos nos pone a reflexionar sobre la ignorancia que tenemos sobre el daño que ejercen las cosas o acciones que no hacemos.

La cinta personalmente no me soltó hasta el final, pues en constante tensión, con reacciones inesperadas, la cotidianidad de esta familia me sacudió al igual que al personaje principal que no estaba preparado para lo que finalmente sucede. Las actuaciones, sobre todo las de de Nathalie Baye, Léa Seydoux y el explosivo Vincent Cassel, son una delicia durante los 95 minutos de duración de la cinta.

La nueva cinta de Xavier Dolan, uno de sus trabajos más redondos, fue parte de la Selección Oficial en Cannes 2016, donde ganó tanto al público como a la crítica especializada; situación que le hizo ser acreedora al Grand Jury Prix.

«No es más que el fin del mundo» está ya en salas comerciales bajo el sello :ND Mantarraya, en Ciudad de México, Guadalajara, Tijuana, Monterrey, Xalapa, Cuernavaca, Toluca, Cancún, Mérida, Oaxaca, Puebla, Morelia, Querétaro y Pachuca, con 58 copias.

Con información e imágenes cortesía de IQ Icunacury Acosta & Co.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

«Pasajeros», una historia de amor interestelar

Next Story »

#HoyToca: «La secretaria», dominación y sumisión como liberación

Leave a comment