• Page Views 775

Otra vez un 19 de septiembre

Por Daniel Higa Alquicira.

Nadie lo hubiera creído de haberlo sabido antes. Que el mismo día pero 32 años después, un sismo devastador se presentaría en el centro del país dañando nuevamente a Ciudad de México. Pero la desgracia no se percibe hasta que se está en el lugar de los hechos, en donde la magnitud de los escombros estremece el corazón y provoca una sensación muy extraña.

Por un lado, la sociedad nuevamente levanta las manos para ayudar en las desgracias. En Gabriel Mancera y Escocia, en la Colonia del Valle, se derribaron dos edificios y algunos más quedaron muy dañados. Ahí la ayuda fue abrumadora desde el primer momento.

Algunas personas como Carla Franco (26 años, licenciada en enfermería), Nicolás Vázquez (estudiante de medicina) y Alejandra Elizarrarás (25 años, también enfermera), llegaron caminando desde la Clínica 8 del IMSS ubicada en Tizapán, San Ángel, y se alistaron como voluntarios en la sección médica con el fin de ayudar a las personas que así lo requirieran.

Filas enormes de personas formados unos frente a otros que pasaban por un lado botes y cubetas vacías, mientras que la otra hilera los regresaban llenos de escombros en una tarea que parecía interminable, pero nadie se rendía; mientras otros pasaban agua, comida y cubre bocas.

Y la tarea se repetía, el polvo cegaba los ojos y la esperanza de encontrar personas vivas era un motivo de peso para continuar con la tarea y la cantidad de manos ya sobrepasaban por mucho lo necesario e incluso ya se estorbaban.

Pero la primera escena fue aterradora. Un montículo de escombros de concreto que se escurría por los lados y en donde lo único que se distinguía era la puerta principal, la del estacionamiento y un auto que quedó en la calle aplastado.

Este era un edifico de al menos seis pisos con doble fachada que abarcaba tanto Gabriel Mancera como la calle de Escocia. En la azotea tenía unas columnas que distinguían a esta construcción y que luego del sismo, era lo único reconocible.

Dando la vuelta sobre Escocia, las cosas eran peores. La calle había desaparecido y solo había una montaña de escombros que también cubrían la esquina de Edimburgo. Ahí había una torre enorme con 8 ó 9 pisos de altura y en la que según algunos vecinos vivían al menos 200 personas. Una imagen indescriptible.

Pero hay que darle un crédito especial a las personas que de inmediato actuaron luego de los derrumbes y tal como lo explica David Santacruz, un periodista que vive por la zona y que se convirtió en rescatista, los primeros en llegar fueron los albañiles que trabajan en las construcciones de esta colonia.

“Los albañiles son los primeros grandes héroes porque fueron los que llegaron al rescate para mover y sacar escombro y ver si había gente”, explicó Santacruz.

Mientras tanto, los puños se levantaban para pedir silencio en la zona; tal vez habían escuchado algo entre los escombros, alguna persona viva.

Pero en el lado opuesto a los albañiles, la elegancia de las personas no impedía meterse al polvo. En esos momentos todos intentaban hacer algo.

“Había una chava con abrigo y vestido, una mujer súper elegante sacando piedras de los escombros para tratar de ayudar, igual hombres con trajes, en estos casos no importa la condición social”, aseguró David Santacruz.

Unas horas después las máquinas pesadas, los camiones y las herramientas eléctricas sustituyeron a las manos de los miles de voluntarios mientras el personal oficial tomó el control de la zona.

Sin embargo, la sensación de tristeza no ha desaparecido luego de ver todo esto, imaginando que por más esfuerzo humano que se haga, la destrucción es tan vasta que seguro quedarán personas atrapadas entre los escombros sin que se pueda hacer mucho por ellos.

Pero como siempre sucede, la calidad humana que se percibe en medio de tanto desastre, hace que uno no caiga del todo y se refuerce la esperanza de que todavía se puede ayudar.

Fotos: Janette Alle Tamer / Reconoce MX.

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Circuito Indio suspende actividades y habilita centros de acopio

Next Story »

Cómo revisar que tu vivienda no tiene daños tras sismo

Leave a comment