• Page Views 717

Para el antes o para el ahora, ‘La máscara de la Muerte Roja’

Columnistainvitado
Por Sandyluz
.

Con la vigencia actual que tiene en México el tema de los muros fronterizos y las discriminaciones. A raíz de gobernantes recién electos con ideas radicales que poco favorecen el intercambio y la globalización, un estupendo cuento del maestro del terror, Allan Poe: “La máscara de la Muerte Roja”. Fue escrito en 1842 y ha sido incluido en la antología de cuentos del autor, titulada “Narraciones extraordinarias”. Pues bien, parece increíble que en pleno 2017, un relato ficcional de antaño tenga más vigencia que nunca, y, ¡recordar que se trata de un cuento de terror! ¡Vaya derrotero el de nuestra realidad contemporánea!

Ambientando en un contexto medieval, la historia atemporal se disfraza de inocente cuento, casi infantil; expone, de forma alegórica, la intrusión inevitable de la muerte; sin embargo, además de estar cargado de símbolos a elucidar, nada es menos tierno e infantil que este cuento. Gran tensión y misterio en el desarrollo de sus páginas. Las apariencias engañan.

En un antiguo reino, la enfermedad, denominada la Muerte Roja, está minando las vidas de los habitantes. El príncipe Próspero (irónico que se llame así), en vez de apoyar a su pueblo, resuelve resguardarse en las seguras y “prósperas” paredes de su palacio, mientras la enfermedad cede; mientras mueran quienes deban morir. Invita, con él, a aquéllos que considera dignos de ser protegidos del sangriento mal, poniendo en manifiesto su arrogancia y preferencia por la clase social alta. Para levantar los ánimos, Próspero decide organizar una fiesta de máscaras, sin sospechar que llegará a su fiesta un “no invitado” con una máscara desconcertante, incómoda para todos los presentes: una muy real careta cadavérica con salpicaduras de sangre, recordatorio cruel de la enfermedad a la que rehúyen, tras las paredes del palacio. El ambiente en el palacio es tenso y claustrofóbico, pues a pesar de las inútiles risas y fingimientos, todos están intranquilos. En el clímax del cuento, Próspero decide encarar al extraño personaje y ponerle fin a la tensión; lo persigue con un puñal en la mano, mientras éste se escabulle por las habitaciones de colores del palacio. La confrontación Próspero vs. Muerte Roja sucede en la habitación más honda, misteriosa y oscura: la que es completamente negra.

Uno de los símbolos más importantes de esta historia es el reloj de ébano, que marcaba el paso de cada hora con ruidoso estruendo, forzando el silencio de los invitados. En el desarrollo de la historia, este elemento añade tensión y es recordatorio de que el tiempo es finito, sin importar quiénes quieran evadirse de él, sin importar dónde se resguarden.

Por otro lado, se describen minuciosamente las habitaciones del palacio, las cuales, además de estar conectadas entre sí, tienen como peculiaridad el predominio de un color. Las de color claro se encuentran más próximas al exterior. Conforme el huésped avanza, se va “metiendo a la boca del lobo”, entrando en una habitación más oscura y tenebrosa, hasta llegar a la de color negro; esto simboliza un callejón sin salida, un pozo del cual no hay escapatoria; así, resguardarse es una trampa.

Finalmente, el personaje misterioso, el incógnito disfrazado de la Muerte Roja, sirve como recordatorio de que está, sigilosa y sin tregua, puede colarse en los recintos más privilegiados. La Muerte Roja no necesitó invitación para perturbar la paz superficial de los convidados de Próspero.

En el contexto actual, sería tan mordaz como deseable que el mandatario estadounidense leyera y entendiera la moraleja de esta historia, curiosamente proveniente de la pluma de un escritor estadounidense. En tiempos de crisis, aflora el lado más ruin, deshumanizado y superficial de aquéllos que se sienten seguros dentro de sus fronteras terrenales. No contemplan que, sin importar nacionalidad, lengua o cargo que se ocupe en un gobierno mundano, hay misterios, contra las que el ser humano aún no puede. Realmente, aunque “diferentes en la vida, los hombres son semejantes en la muerte” (Lao Tse).

IMG_5743Sandyluz. “Detrás de la pluma…” Egresada del Tecnológico de Monterrey Campus Toluca, de la carrera de Ciencias de la Comunicación. Completó estudios de Creación Literaria en la Escuela de Escritores del Estado de México (SOGEM). También terminó una maestría en Estudios Humanísticos con especialidad en Literatura, en el Tecnológico de Monterrey. En un plano más relajado, es aficionada a los libros y a la escritura desde corta edad; ha escrito de manera informal cuentos y poesías; con uno de sus primeros cuentos ganó un concurso local del cual obtuvo su primer retribución económica y profesional, siendo ello un significativo incentivo para seguir escribiendo. La Literatura ha sido una válvula de escape para no enfermar de realidad. La fantasía reanima el fulgor de los sueños que soñamos dormidos y que soñamos despiertos…

 

 

TE RECOMENDAMOS:

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Alfonso Muriedas, una charla a fondo sobre NODO 2017

Next Story »

Barry Lyndon o la redención

Leave a comment