• Page Views 1301

De cine y literatura: “Paterson” y “Los ingrávidos”

Columnistainvitado
Por Gina Szclar
.

Nacido en Ohio en 1953, sensible, inteligente, culto e independiente, Jim Jarmusch, músico y cineasta, presenta su más reciente film “Paterson”, el cual fue seleccionado para competir por la Palma de Oro en el Festival de Cannes 2016.

Voraz lector desde su adolescencia, estudió literatura inglesa y americana. Cineasta de culto, Jarmusch ha desarrollado un estilo visual y narrativo propio. Sus películas están siempre ambientadas en los Estados Unidos y por lo general, tanto sus fuentes musicales como literarias tienen un fuerte peso en la historia.

En “Hombre muerto” (1995), además de la soberbia fotografía en blanco y negro de Robby Müller y de la música de Neil Young, encontramos un gran homenaje al poeta y grabador inglés William Blake; en “Ghost Dog, el camino del Samurái” (1999), un asesino a sueldo vuelca su sensibilidad a través de la lectura, gusto que comparte con Pearline, una niña de 10 años, alter ego de Jarmusch.

“Paterson” es el nombre del personaje principal (Adam Driver), así como de la ciudad en donde se desenvuelve la historia. “Paterson” es también el más personal y emblemático libro o poema épico (1946-1958), del escritor y médico norteamericano nacido en Nueva Jersey, William Carlos Williams.

La película toma como punto de referencia la famosa frase de Williams “no hay ideas sino en las cosas” para mostrarnos la vida de un conductor de autobús que a la par, escribe sus poemas muy al estilo de Williams, es decir, haciendo poesía con lo cotidiano. La vida de y en “Paterson” transcurre con parsimonia, una vida gris y monótona, si acaso, levemente sacudida por las excentricidades de su esposa Laura (Golshifteh Farahani).

 

La película es una puesta en escena del poemario de Williams, en el que el director, fusiona al escritor, con el personaje, con el pueblo y con él mismo, en un collage de personajes y metáforas.

Dicen que nada en la vida es casual sino causal. Hace unos meses llegó a mis manos un libro titulado “Los ingrávidos” (2011), de la escritora mexicana Valeria Luiselli. En ese su primer libro, la escritora rescata y homenajea al poeta mexicano Gilberto Owen quien moriría en 1952 en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos. Owen fue miembro del grupo conocido como “Contemporáneos”, entre los que se encontraban Salvador Novo, Carlos Pellicer y José Gorostiza, entre otros.

Al igual que Jarmusch lo hace con el cine, Valeria en la literatura, se fusiona con el escritor y con su personaje, madre de familia y escritora, para contarnos noveladamente, lo que pudo ser parte de la vida de Owen, durante su estadía en Nueva York.

Tanto Williams como Owen fueron poetas vanguardistas que rompieron las convenciones gramaticales que imponía la poesía, ambos vivieron etapas de gran soledad; Luiselli no descarta la posibilidad de que sus caminos se hayan cruzado y hasta coincidido en algún punto, es por ello que menciona a William Carlos Williams como personaje tangente en la vida de Owen.

La poesía de Owen fue apreciada por un pequeño grupo que reconocía su trascendencia en las letras hispánicas, complace ver que escritores contemporáneos como Luiselli se hayan inspirado en una figura para olvidada y para los más… desconocida.

A pesar de la extraordinaria recepción que tuvo el film de Jarmusch, y de ser visualmente hermosa, me parece que la amalgama cine-literatura se queda a medio camino entre una y otra, y que el libro de Luiselli se queda a medio camino entre la profundidad de la obra de Owen y una novela insustancial.

Gina Szclar / Cinestesia. Tengo dos pasiones en la vida, mis hijos y el cine, y un solo Dios, Peter Greenaway.

 

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

“Me llamo Nojoom”: historia que te estremecerá al filo de la butaca

Next Story »

#GIFF2017 Día 1 Guanajuato: ¡Felices 20 veranos!

Leave a comment