• Page Views 844

#RCMXenRusia2018: El partido de México vs. Suecia

Columnistainvitado

Texto y fotos por Regina Medina.

Llegó el día del tercer partido de México en la fase de grupos, y las esperanzas de todos los mexicanos estaban al 100%; de hecho muchos ya con un pie a San Petersburgo (suponiendo que México quedara como primero de grupo).

Lo que hice este día fue ir a comer a un restaurante típico ruso donde a uno le dan su sopa de betabel, una ensalada fría (coliflor, mayonesas, zanahoria y betabel) y un pollo kiev (pollo empanizado pero de una manera distinta a como lo hacemos en México), entre otros platillos típicos de este país. Como son nuestros últimos días en Rusia decidimos regresar a su gastronomía, porque la mayoría de lo que hemos probado son hamburguesas; no, no de McDonald’s, muchos restaurantes con el mejor ranking en Rusia son de hamburguesas.

Siguió ir al obelisco de Ekaterimburgo. Lo que algunos no saben es que esta ciudad es popular porque se encuentra entre Europa y Asia. Este obelisco te ayuda a señalar qué lado de Ekaterimburgo está en Europa y qué otro lado está en Asia. Aquí la típica foto muestra un pie en Asia y otro en Europa. Para llegar sí toma su tiempo, pues está muy lejos del centro y hay que tomar un poco de carretera. Hicimos cerca de 30 minutos (aquí es mucho). Al llegar nos encontramos con puro mexicano, es algo turístico y es sin duda la postal de esta ciudad para el Mundial.

Después de la foto tras una fila de aproximadamente 15 minutos, nos regresamos a la ciudad pero enfilando ya al estadio. En esta ocasión podíamos entrar al estadio desde las 16:00 horas, aunque el partido fuera hasta las 19:00; pero nos fuimos dando cuenta en los partidos anteriores que si quieres recorrer el estadio o comprar ya sea agua, comida o souvenirs, es necesario llegar muy temprano. Por lo anterior a las 16:30 horas estábamos ya dentro del estadio. Además cierran todas las calles cercanas al estadio para convertirlas en peatonales.

Se empezaba a acercar la hora del partido y los nervios subían; todos en el grupo de México podían llegar a calificar, por lo que el equipo nacional tenía que darlo todo. Llegó así el momento de las banderas y los cánticos mexicanos empezaron a escucharse a la máxima potencia. Luego vino el tan hermoso himno nacional que se escuchó más fuerte que nunca. Empezó el partido y el ambiente se empezó a tensar.

Los cánticos no paran. El medio tiempo se acerca y seguimos empatados a 0. La gente canta con esperanzas y entonces llega el primer gol de Suecia. El ambiente se tensa más y la angustia nos invade a todos. La porra canta “¡queremos un gol, queremos un gol!”. Llega el segundo gol y se puede ver a mexicanos ya llorando de la angustia y estrés. Luego el tercero, un autogol. En la tribuna los mexicanos cantan el clásico “sí se puede”; mientras que de reojo muchos vemos en nuestros celulares el resultado entre Corea del Sur y Alemania. Muchos ya ni prestamos atención al partido de México.

Se ven mexicanos llorando, sufriendo y desesperados por un gol o de México o de Corea. Llega el tan esperado gol de Corea y litros de cerveza vuelan por los aires; la esperanza de pasar a octavos regresa al cuerpo del mexicano. Llega el segundo gol de Corea y ya nosotros celebramos nuestro pase a octavos. Acaba el partido y se siente la desilusión del mexicano por perder y no ser los primeros de grupo. No había ya cánticos al salir, todo fue muy diferente a los demás partidos. Sí, pasamos a octavos pero no de la manera que nos hubiera gustado.

Tengo tanto que decir y expresar de este partido y de lo que viene, y no sé si sea momento  de eso o no. Para mí hay dos cosas.

Primero sí, la victoria de Corea del Sur sobre su similar de Alemania nos ayudó a pasar; pero también si México no hubiera ganado los otros dos partidos, sin duda no estaría en octavos. México jugó los primeros dos partidos al máximo, éste último no. Jugaron mal, mala planeación y/o se confiaron, o simplemente no querían darlo todo. Conocemos a nuestra selección; así no juegan ellos.

Segundo, Rafael Márquez hizo este comentario con el cual no estoy nada de acuerdo; ojo, es el segundo capitán de nuestra Selección Mexicana. Perdón, pero no se le puede llamar a su afición mediocres. Mediocres (los aficionados que los han apoyado desde México o aquí en Rusia) no es un término bien empleado para todos los que los seguimos; hay mucha gente que gastó demasiado dinero para estar aquí apoyándolos y perdón, que tengamos como respuesta que somos mediocres por agradecerle a Corea del Sur el haber jugado bien y no dejarse ganar por Alemania, es desatinado.

Quitando todo lo anterior, mi conclusión es que tenemos que seguir apoyando a nuestra selección hasta donde lleguen. Yo en pocos días me regreso a México pero seguiré apoyándolos como aquí, sin importar el resultado. Claro que me encantaría ganar todos los partidos, pero sé que no somos perfectos, aunque como vimos hoy en el partido, la esperanza muere al último.

D Í A 1 | D Í A 2 | D Í A 3 | D Í A 4 | D Í A 5 | D Í A 6 | D Í A 7 | D Í A 8
D Í A 9 | D Í A 10 | D Í A 11 | D Í A 12 | D Í A 13 | D Í A 14 | D Í A 15 | D Í A 16

 

IMG_5743Regina Medina. Soy una mexicana amante del fútbol desde pequeña por mi papá y hermano. Soy estudiante de Derecho pero me encanta el fútbol y esté es mi segundo mundial, el primero fue en Brasil. Quiero que conmigo vivan la experiencia del Mundial Rusia 2018, de cómo una mexicana lo vive, qué hacer si alguna vez van a Rusia; conocer juntos más acerca de los rusos y cómo viven ellos un Mundial a diferencia de una mexicana que siempre busca la fiesta. Quiero que sobre todo se diviertan conmigo.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Diego Luna invita a pensar en #ElDíaDespués

Next Story »

“Detroit Become Human”: La revolución de los androides que soñaban con ovejas eléctricas

Leave a comment