• Page Views 793

Regresando a lo ‘glocal’

Por Fernanda Pazarán.

“Un individuo no puede posiblemente hacer una diferencia, solo. Son los esfuerzos individuales, colectivamente, los que hacen una diferencia notable, toda la diferencia en el mundo”, Jane Goodall.

A pesar de que vivimos en un mundo globalizado y no lo podremos revertir, debemos recordar que nuestra comunidad local también produce. El consumir productos locales además de ayudar a los pequeños productores, también ayudan a disminuir la contaminación. El término “glocal” se refiere a la red global/local que transmite el conocimiento y ventajas de la infraestructura global, al productor nacional.

La sobreproducción de todo lo que nos rodea es lo que ha dañado el planeta. Actualmente hay una tendencia a ser más amigables con el ambiente, pero el ser vegano no es la solución, sino que hacer un consumo consciente acerca de todos los productos es indispensable. El capitalismo debe cambiar porque sólo beneficia a una minoría y actualmente ya no es sostenible, se debe contemplar en disminuir las cifras de la pobreza y trabajar para sanar los daños al ecosistema.

El Premio Nobel de la Economía 2018 fue otorgado a William Nordhaus y Paul Romer, porque estudiaron el impacto del cambio climático con el fin de contabilizar el crecimiento sostenible tanto de la población como para la economía. Es relevante que se incentiven este tipo de estudios porque al dar un peso a la sostenibilidad de los recursos naturales, ayudará a que el dinero no sea el único enfoque de la economía, sino también la preservación del ecosistema.

Nordhaus opina que los agentes económicos deben pagar por las emisiones de carbono, así la producción de los bienes tendría un mayor cuidado al momento de contaminar. En ese sentido ya no sería únicamente un tema político de interés de unos cuantos, comenzaría a ser un tema en el que todos estemos involucrados. Realmente debemos de tener una conciencia sobre el desperdicio y el uso que les damos a las cosas.

Los consumidores somos quienes tenemos el poder de cambiar el mercado. Una prueba de ello es que ahora los restaurantes te incentivan a no consumir popotes, una herramienta mercadológica que les pone una estrellita a las empresas y por el cual los clientes nos sentimos satisfechos. De esa manera podemos abarcar más productos innecesarios.

Datos en México:

  • 1.2 kilogramos de basura al día por persona (SEMARNAT)
  • 20 millones de toneladas de comida desperdiciada anualmente (BM)
  • 25 mil muertes al año por enfermedades relacionados con la contaminación (OMS)

Definitivamente el gobierno debe crear políticas públicas para corregir temas como la recolección de la basura, la eficiencia de las tuberías de agua, el uso de energías renovables, la practicidad del transporte público o que incentiven la compra de autos eléctricos. Pero también los consumidores podemos hacer nuestra parte y pedirles a las empresas que colaboren con acciones ambientales. El consumir productos nacionales y en algunos casos a los pequeños productores, mejorará la economía y el ambiente.

Hay costumbres que poco a poco cambiarán, pero las prácticas sustentables empiezan con pequeñas acciones. Si todos ponemos nuestro granito de arena, podremos notar la diferencia. No es una cuestión de volvernos radicales, pero el consumo consciente nos ayudará a darnos cuenta de que hay productos innecesarios y que a veces desperdiciamos más de lo pensado. El planeta nos necesita ahora.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

‘Vuelve’, de Camiches

Next Story »

“Retrovisor” de Ambulante 2019 reunirá noticieros de los ochenta

Leave a comment