• Page Views 1208

«Tamara y la Catarina»: una entrañable y sencilla historia de amor

Por Asfaltos.

Después de un andar por festivales y muestras, llega finalmente a salas comerciales una de las películas mexicanas más entrañables que podrán ver. Sí, desde ya vayan anotando “Tamara y la Catarina” de Lucía Carreras como su plan de fin de semana, porque créanme que vale toda la pena disfrutarla.

Tantas historias se pueden escribir y desarrollar en la inmensa área metropolitana que integra Ciudad de México, pero de entre todas esas hay algunas que se entienden mejor por el contexto en el que vivimos. “Tamara y la Catarina” se siente de inmediato como una película muy urbana, cotidiana en nuestro día a día, en nuestro alrededor. La historia sin embargo se sumerge también en otros temas más amplios, aunque no deja de ser íntima y cercana.

Eminentemente femenina, “Tamara y la Catarina” nos presenta a la protagonista Tamara, quien padece una discapacidad física que la hace enfrentarse a un mundo en el que tiene que funcionar con rutinas para poder trabajar y ayudar con el gasto de un hogar humilde en las afueras de la capital mexicana. Un día, sin avisarle, el hermano de Tamara -con quien ella vive- decide marcharse de la casa en búsqueda de un nuevo horizonte. Tamara, amante de las catarinas, queda a su suerte.

Ángeles Cruz es Tamara, una muy extraordinaria y entrañable Tamara que hace que de inmediato nos conectemos con ella y con su historia. A su lado, presentando también una historia de abandono, el personaje de Ángeles Peláez, una mujer que cada día se lo pasa atendiendo su puesto callejero de quesadillas, hasta que un evento con la propia Tamara le cambia para siempre su vida. Sí, hay una Catarina, pero esa se las dejo para que la descubran. También, quizá en un cuarto lugar, otra señora que atiende un café en el centro histórico de la Ciudad de México, y sí, también es otra mujer solitaria.

Lucía Carreras construye con mucho talento una película que se nos va presentando bella en todos sus detalles. Además de su particular visión, en una cinta que luce en tonos grises, como nuestra ciudad en muchos espacios, nos ilumina con la presencia brillante de sus actrices con las que es evidente que consiguió una tremenda complicidad y armonía para el trabajo.

Además de las actuaciones, del estupendo casting que le acompaña, destaco de gran manera el aspecto sonoro de la película. El sonido suma a nuestra experiencia inmersiva de una historia que sucede a pie de banqueta, en las calles de una ciudad que en su mayoría transita fuera de la Condesa, la Roma y Santa Fe. La película ofrece un retrato de la vida en la capital mexicana con una propuesta sencilla, sin muchos aspavientos, sin pretensiones innecesarias.

Sí, ya había escrito de “Tamara y la Catarina” en su paso por la cuarta edición de Talento Emergente de Cineteca Nacional, pero lo vuelvo a hacer con tremendo gusto rumbo a su estreno en salas comerciales porque reitero que es una de las películas más entrañables que podrán ver en el año. Si no me creen, acudan al cine y compruébenlo por sí mismos, y no dejen de avisar y compartir por nuestros medios.

 

“Tamara y la Catarina” estrena mañana viernes 26 de octubre en cines nacionales. Imperdible, les digo.

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

«Atroz»: la incomodidad que debe causarnos la violencia

Next Story »

«Pisando callos» a «Mary y la flor de la hechicera»

Leave a comment