• Page Views 812

Todos los caminos nos llevaron… al #Ariel61

Texto por Alberto Ruiz Méndez.
Fotos por Mishel Luna.

La mañana del pasado 24 de junio, justo al salir de casa, en la radio alcanzo a escuchar que el locutor anuncia una alta probabilidad de lluvia para la tarde. Será mi primera cobertura del Premio Ariel a lo mejor del cine mexicano, he tratado de memorizar nombres y rostros de los nominados pues todos son importantes… pero no voy preparado para la lluvia. Por la tarde con el cielo cerrado por nubes grises y resignado a una empapada segura, me dirijo hacia la Cineteca Nacional, sede de la entrega número 61 del Ariel; pero mientras viajo por el Periférico las nubes empiezan a quedar atrás y al llegar a mi destino el sol quema mi cara. Será la primera de muchas cosas inesperadas para mí.

>>Disfruta nuestra galería completa de los ganadores del #Ariel61<<

He llegado con tiempo pero los compañeros de la prensa ya están esperando a entrar al reciento y dispuestos a no ceder ni un centímetro de su lugar. Minutos más tarde llega mi compañera Mishel, quien será la encargada de crear la galería de fotos del evento; nos deseamos suerte chocando el puño derecho e inicia el acceso para situarnos en la alfombra roja. Todos los demás saben qué hacer: prenden cámaras, micrófonos, luces… y yo quedo atrapado entre todo ese tumulto. Mientras intento colocarme el pequeño micrófono en la solapa del traje pienso que quizá lo mejor será que me dedique a tomar video y decir algo medianamente interesante. Pero de nuevo sucede algo inesperado: me he colado justo en el primer punto de acceso de quienes pasarán delante de todos los reporteros. Comienza la carrera por posicionar el pequeño micrófono que ya tengo en la mano.

>>Disfruta nuestra galería completa de la aflombra roja del #Ariel61<<

El primero en detenerse frente a nosotros es Ernesto Contreras, presidente de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, “es el premio más importante del cine mexicano” nos dice y yo me quedo con el brazo estirado sin saber qué preguntar mientras otros reporteros aprovechan su presencia. En ese momento creo que todo lo que podré hacer es acercar el micrófono al entrevistado. Pero llega Isabel Aerenlud, productora de «Ana y Bruno» –película ganadora como «Mejor largometraje de animación»–, y todo cambia porque está frente a mí, porque me gustó la película y porque sabía qué preguntarle… incluso tuve tiempo de desearle suerte (creo que le funcionó). Pasan más actores, directores, productores y entiendo la dinámica de las preguntas así que me decido aventurarme: Marcelo Martinessi nos cuenta su inspiración para «Las herederas«, Baltimore Beltrán nos habla de su personaje como “el asesino más famoso de México” en «Mente revólver«, Ilse Salas recuerda sus dificultades con el tenis mientras filmaban «Las niñas bien«, los productores de «Roma» celebran el buen momento del cine mexicano y Gael García Bernal nos confiesa que no va al psicoanalista. Inesperadamente no fui sólo un espectador.

>>Disfruta nuestra galería completa de la aflombra roja del #Ariel61<<

Dos temas dominaron la alfombra roja, el primero fueron los recortes presupuestales para el apoyo a la cultura y al cine. La comunidad cinematográfica se mostró consternada y molesta con las decisiones gubernamentales, pero no dejaron de insistir en la importancia del cine en la promoción de la cultura y la identidad mexicana como elementos claves para seguir apoyando a sus trabajadores y creadores. Y el segundo tema, que suscitó el momento más importante de la alfombra roja, fue el pronunciamiento del movimiento #YaEsHora; con un pañuelo rojo en su muñeca izquierda, todas y cada una de las mujeres que asistieron a la ceremonia exigieron abrir la conversación para erradicar la desigualdad y la violencia hacia las mujeres dentro de la industria. Sus objetivos fundamentales son tres: tolerancia cero a la violencia de género, paridad laboral e historias con perspectiva de género. Ninguna de las actrices que fue entrevistada perdió la oportunidad de llamar la atención sobre el problema y la necesidad de cerrar filas como comunidad artística para posicionar un reclamo justo, necesario y del que #YaEsHora que se haga realidad.

>>Disfruta nuestra galería completa de la aflombra roja del #Ariel61<<

La alfombra roja es también una forma de pronunciamiento. Aunque todos sonríen cada persona que se para frente a cámaras y micrófonos lo hace con algo que decir: desde el recuerdo de la tragedia de los 43 normalistas de Ayotzinapa, hasta quien se sienten por encima de los demás; todos tienen un mensaje que compartir. Han pasado más de dos horas, me logré mimetizar con los reporteros de carrera y, aunque lo miraban con extrañeza, el pequeño micrófono logró captar el mensaje de quien se tomó la molestia de hablar frente a él. Y ahora a la sala de prensa. Las mesas de la cafetería «8½» fueron el lugar perfecto para sobrevivir a la ceremonia pues nos recibieron con fruta, agua, café y galletas que calmaron la sed y el hambre que sentía desde antes de la alfombra roja, pero que hasta ese breve momento de descanso pude recordar. Sentado en una mesa alta frente a una de las pantallas que nos mostrarían los pormenores de la entrega; mis herramientas de trabajo serían ahora la cámara del teléfono con los que debía captar el instante más emotivo de cada uno de los ganadores y la velocidad con la que mis manos pudieran transcribir alguna frase interesante, emotiva. Como programa de televisión la entrega fue lenta, hubo fallas en la coordinación de audios y videos y careció del ritmo necesario para mantenernos atentos las tres horas que duró. Sin duda una asignatura pendiente de la Academia será mejorar la dinámica y el ritmo para que nos emocione tanto como cuando vimos las películas que estaban nominadas.

>>Disfruta nuestra galería completa de los ganadores del #Ariel61<<

Como ya lo saben «Roma» fue la gran ganadora de la noche, para nadie fue sorpresa. Y aunque sus premios fueron merecidos, ello impidió que nos pudiéramos involucrar en cada categoría; estoy seguro que todos los que estábamos reportando para nuestros respectivos medios ya teníamos el título «Roma» escrito en nuestros teléfonos y computadoras para intentar ser los primeros en enviar la información al mundo. Para quienes nos encontramos en la sala de prensa el mejor momento fue cuando Ilse Salas ganó el Ariel a «Mejor actriz» por «Las niñas bien«, un grito no disimulado de júbilo se oyó por todo el lugar; creo que fue la única categoría en la que ninguna mirada se apartó de la pantalla para ver a una gran actriz que tenía su primer momento de consagración profesional. Por cierto, Ernesto Contreras se encontraba entre nosotros y yo seguía sin saber qué preguntarle.

>>Disfruta nuestra galería completa de los ganadores del #Ariel61<<

Desde el primer premio, que se lo otorgó a Benny Emmanuel por «Revelación actoral», hasta el último a «Roma» por «Mejor película», cada una de las personas que subieron al escenario mostraron su pasión por el cine, su amor por el quehacer cinematográfico, su compromiso social con la cultura y, por supuesto, hicieron eco del reclamo que el movimiento #YaEsHora puso sobre la mesa. Ernesto Contreras, al momento de hacer uso de la palabra, sintetizó muy bien el sentir de todo el gremio: “la cultura no es un gasto […] es una inversión a largo plazo. Los creadores no somos el enemigo.” Cabe destacar que, en consonancia con los reclamos de reconocimiento y justicia expresados durante la ceremonia, la Academia tuvo el gran acierto de entregarle a Paz Alicia Garcíadiego el Ariel de Oro por su trayectoria como guionista. No es el primer Ariel de Oro entregado a una mujer, pero sí el primero que reconoce a este nivel el oficio del guionista, de ahí que Paz Alicia les dedicara su Ariel y llamara a remover al mundo con el arte. El sonidista Nerio Barbieri fue el primer galardonado de la noche con un Ariel de Oro, mientras que el tercero y último fue para el gran actor Héctor Bonilla quien logró hacernos reír con su divertida e incisiva semblanza actoral. Ninguna crónica de esta ceremonia puede omitir el inesperado torbellino de alegría que fue la directora Lila Avilés porque, al subir a recibir su premio de «Mejor ópera prima» por «La camarista«, estoy seguro que todos pensamos que se lanzaría sobre la audiencia cual estrella de rock en trance musical.

>>Disfruta nuestra galería completa de los ganadores del #Ariel61<<

Considero que esta entrega debe ser recordada de una forma especial por quienes seguimos con interés el cine mexicano porque representa no sólo el relevo generacional de quienes están proyectados a convertirse en sus próximas grandes figuras, sino también porque anuncia un cambio en la forma de pensar y hacer el cine en México. Por sí misma la presencia de directoras como Alejandra Márquez Abella y Lila Avilés ya es un signo premonitorio de que nuevas miradas, nuevas sensibilidades nos contarán historias desde una perspectiva que no ha sido explorada igualitariamente dentro de la industria; pero el hecho de que no les bastara con la presencia y que hicieran público el reclamo de un cine con perspectiva de género en todas sus facetas, debe ponernos atentos como espectadores y promotores del cine mexicano para que ese reclamo se convierta en una realidad.

>>Disfruta nuestra galería completa de los ganadores del #Ariel61<<

Anuncian que «Roma» es la ganadora del premio a «Mejor película» y con ello la ceremonia llega a su fin. Los compañeros de la prensa comienzan a recoger sus cosas, apagar sus computadoras. No queda más café, fruta o galletas en la cafetería y yo tomo algunas fotos de lo que pensé era el final de la cobertura. Dos oportunidades de entrevistar a Ernesto Contreras desperdiciadas… quizá para el siguiente año, me consuelo pensando. Mishel está esperando al equipo de «Roma» para completar su galería de ganadores, le aviso que la esperaré en el cubo de concreto que se encuentra en el patio interior de la Cineteca, salgo de la sala de prensa esperando ver la retirada de todos los que cubrimos el evento e inesperadamente me encuentro en mitad del patio, sólo, con las manos dentro de la bolsa de su pantalón a Ernesto Contreras; sigo sin saber qué preguntarle pero no voy a desaprovechar la oportunidad, con decisión me acerco a él, enciendo la grabadora del celular, le acerco el pequeño micrófono que me ha acompañado desde las cinco de la tarde, le pido que me regale dos minutos y él me dice “pero qué me quieres preguntar”…

>>Disfruta nuestra galería completa de los ganadores del #Ariel61<<

Mishel y yo nos mezclamos entre ganadores, actores, reporteros y público en ese patio interior de la Cineteca, le pregunto “¿crees que si le pido otra foto a Ilse Salas me diga que no?”, ríe y me responde “no sé”. Pero no es necesario, porque al menos por esa noche, Mishel y yo fuimos parte del cine mexicano.

>>Disfruta nuestra galería completa de la aflombra roja del #Ariel61<<

Lista de ganadores del #Ariel61

Mejor película

«Roma« de Alfonso Cuarón, producida por Alfonso Cuarón, Gabriela Rodríguez y Nicolás Celis (Esperanto Filmoj)

Mejor director

Alfonso Cuarón, «Roma»

Mejor actriz

Ilse Salas, «Las niñas bien»

Mejor actor

Noé Hernández, «Ocho de cada diez»

Mejor largometraje documental

«Hasta los dientes« de Alberto Arnaut

Mejor largometraje de animación

«Ana y Bruno« de Carlos Carrera

Mejor ópera prima

«La camarista« de Lila Avilés

Mejor película iberoamericana

«Pájaros de verano» de Cristina Gallego y Ciro Guerra (Colombia, Dinamarca, México, 2018)

Mejor fotografía

Alfonso Cuarón, «Roma»

Mejor guión adaptado

Silvia Pasternac, Carlos Carrera y Fernando Javier, «De la infancia»

Mejor guión original

Alfonso Cuarón, «Roma»

Mejor edición

Alfonso Cuarón y Adam Gough, «Roma»

Mejor sonido

José Antonio García, Sergio Díaz, Skip Lievsay y Craig Henigham, «Roma»

Mejor música original

Tomás Barreiro, «Las niñas bien»

Mejor diseño de arte

Eugenio Caballero, Bárbara Enríquez, Oscar Tello y Gabriel Cortés, «Roma»

Mejor vestuario

María Annai Ramos Maza, «Las niñas bien»

Mejor maquillaje

Pedro Guijarro Hidalgo, «Las niñas bien»

Mejores efectos visuales

Sheldon Stopsack y David Griffiths, «Roma»

Mejores efectos especiales

Alejandro Vázquez, «Roma»

Mejor cortometraje ficción

«Arcángel» de Ángeles Cruz

Mejor cortometraje animación

«Viva el rey» de Luis Téllez

Mejor cortometraje documental

«Sinfonía de un mar triste» de Carlos Morales

Mejor coactuación femenina

Marina de Tavira, «Roma»

Mejor coactuación masculina

Leonardo Ortizgris, «Museo»

Mejor revelación actoral

Benny Emmanuel, «De la infancia»

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

Los riesgos para México por los plazos irreales de López Obrador

Next Story »

Sembrando vida y acortando voces; IMER y la controversia de la 4T

Leave a comment