• Page Views 5331

Una charla con Carla Morrison: Enfrentar al león de frente

Texto por Asfaltos.
Fotos de Niña Papalote Barbosa.

Nació el 19 de julio de 1986 bajo el nombre de Carla Patricia Morrison Flores en Tecate, Baja California Norte. Para su público, y para todos los que la conocimos tras un muy rápido ascenso al éxito con su álbum debut «Déjenme llorar», es simplemente Carla Morrison. Bajo la independencia, con 2 Grammy Latino bajo el brazo, una fanaticada enorme y fiel, y sin duda un gran talento, Reconoce MX se sentó a la mesa en Pizza Rústica Condesa (Sonora #209, Hipódromo Condesa) con Carla Morrison para hablar de su próximo álbum «Amor supremo» -a estrenarse en noviembre-.

CarlaMorrison001

«Estoy emocionada, me tomé como un año y medio de descanso, pero estoy bastante motivada por el regreso». Carla Morrison ha vivido en la independencia musical, y en ella, ha hecho una carrera sólida que la ha puesto en la mira de todos. Pareciera que una disquera multinacional está detrás de ella, apoyándola, impulsándola; pero no, son su talento y su trabajo los que la tienen ahí. «Definitivamente es un camino bastante complejo, no es cualquier cosita. Toma mucha constancia, dedicación, respeto a tu trabajo. Creo que como artistas independientes tendemos a darnos chance y creo que ese es el gran error que podemos tomar, entonces es importante tener constancia y credibilidad con tu trabajo, contigo mismo y echarle ganas.» Carla, siempre sonriente, me confiesa que si bien el camino ha sido un tanto pesado, al final ha resultado muy enriquecedor.

Una carrera en la independencia

Impulsada por su madrina Natalia Lafourcade y una gran base de fans que la han hecho suya, Carla pisa firme en una industria competida que le tiene como la gran artista que es. «Gracias a Natalia sí se desarrollaron muchas cosas y yo estoy eternamente agredecida con ella; aparte la admiro mucho desde hace mucho tiempo. Y la relación que tengo con mis fans trato que sea muy directa, que sea muy honesta y que no haya barreras entre nosotros; es importante para mí darles lo mejor que yo pueda. Definitivamente [estoy] muy agradecida [con ellos] porque sí ha sido muy fuerte su respuesta, entrega y trabajo.»

«Amor supremo», nombre del que será apenas su segundo material, llega precedido del enorme éxito de su primer álbum «Déjenme llorar». Evidentemente hay algo de presión. «Sí hubo una presión, pero era mía, hacia mí. Nunca he sentido la necesidad de sentir aprobación por otra gente o por quedar bien, siempre ha sido porque me gusta enfrentar al león de frente y ponerme en zonas donde yo pueda enriquecerme y retarme. Definitivamente sí tenía mucha presión, pero como decía, [consistía en] superar mi última version, superarme como músico, como compositora; tuve que abrir mente y espíritu a todo lo que viene, enriquecerme. No ha acabado el aprendizaje. Obviamente sé que unos de mis fans van a querer a Carla con la guitarra y triste, otros van a querer que yo crezca, otros van a odirarme y otros van a amarme por sobre todo lo que haga, entonces trato simplemente de ser real a mí misma y creerme nada más lo que yo creo de mí y valorarme. Sí fue algo que me impuso y que me asustó, pero obviamente con paciencia y tiempo fui dándome cuenta que todo iba por el camino correcto, o por lo menos para mí lo parecía. Estoy muy enamorada de mi nuevo disco, me gusta mucho, siento que representa mucho quién soy ahora y eso para mí es muy importante, porque aunque antes [tuve] éxito por canciones que hice que obviamente a mí me encantaban, ahora soy mucho más consciente de lo que he trabajado hoy que anteriormente. [Es decir], sí sabía lo que hacía, pero hoy ha sido mucho más detallado, cuidado y protegido.»

El nuevo álbum, «Amor supremo»

Lanzado hace casi ya un mes, en septiembre 14, Carla develó su más reciente sencillo que pronto acompañó con el que es al momento también su más reciente videoclip «Un beso«. La canción, como le confesé, resulta una agradable sorpresa que sorprende de inicio por su musicalización, y segundo por denotar una Carla mucho más libre. La canción y el video, si bien nos dan cuenta de una Carla mucho más sensual, tienen un inicio curioso que me hace pensar que todo nació con «un beso». «Le empecé a hacer una canción a mi perrito, y estaba yo jugando con mi guitarra y haciendo la misma rola pero hablándole a él; entonces me dije, ‘no le puedo hacer una cancion a mi perrito, esto tiene que ser serio’ (ríe), entonces dije, ‘bueno, vamos a explorar mi lado sensual que no lo he explorado’, y de ahí partí. Me gustó porque tengo un lado muy sensual, un lado muy carnal de mujer, de necesidad, de deseo que no había explorado; entonces como que dije ‘quiero hacer esta canción’ y ya tenía rato con ella. Instantáneamente fue mi favorita cuando la empezamos a producir. Quienes produjeron fueron Alejandro y Demián Jiménez, que son hermanos, y yo en la coproducción; entonces sí, todo viene a base de sintetizadores, [de hecho] la mayor parte del disco está hecho con un Prophet-5 -un sintetizador analógico fabricado por Sequential Circuits durante los años 1978 y 1984- y se creó el sonido desde cero, es decir, no existe el sonido hasta que lo crean Alejandro y Demián. Sí fue una vuelta pero a mí me encantó, me encanta la canción y me encanta el disco.»

Acostumbrada a trabajar por su cuenta, para «Amor supremo» Carla se encontró con nuevos retos que le hicieron crecer musicalmente. Eligiendo una casa frente a las playas de Tijuana, «la esquina más bonita del país», el plan de grabación de tres meses se alargó a ocho. Por vez primera Carla no tocó ningún instrumento. «[Eso sí], yo estaba atrás cada minuto y cada segundo escuchando todo, ‘no, no, no, eso no, eso sí, ¿a dónde vas con eso?’, pero siempre ahí aunque ellos hacían todo. Yo ya tenía la música y las letras, ellos sólo vinieron como a colorear todo. Pero sí, hubo mucho cuestionamiento hacia mí y eso en algún punto era un poco molesto porque nunca me habían confrontado de frente. ‘A ver Carla, sí, esto es un Sol, pero hay un Sol disminuido y hay un Sol mayor y hay un Sol «esto», éste es el feeling que se le va a dar, ¿qué feeling quieres tu?’ ‘¡El que está en la maqueta!’, decía. ‘Pues sí, pero si nos vamos un poquito para acá podemos provocar esto’. Y yo, ‘ok, ok’. Entonces en algún punto me confrontaba porque según yo lo tenía todo muy claro, pero cuando se me confrontaba era como ‘órale, ok, ok, es mucho analizar’. Incluso con mi voz se trabajó mucho más profudnamente. Estábamos en medio del verano y yo estaba tomando té caliente de ajo con jengibre ¡y lo estaba odiando, porque yo quería una nieve, me estaba muriendo de calor! (ríe). ‘No, no puedes tomar nieve, no puedes hablar tanto’. Cuando cantaba: ‘lo puedes hacer mejor, lo puedes hacer mejor como no te gusta, es que lo haces muy bien, pero lo puedes hacer excelente, vamos, hay que dar más’. Y sí fue como ‘ok’ (suspira), pero ahora que lo escucho digo qué bueno, qué bueno todo eso porque yo no estaba tan acustumbrada a un proceso tan distinto, tan clavado, tan detallado, tan interno tambien, y también yo estaba lejos de todo y de todos, entonces era fácil concentrarse y tal vez era fácil como decir ‘esto, esto y esto’; fue definitvamente otro camino pero me encantó y lo volvería a hacer otra vez».

¿Es acaso el disco en el que veamos a una Carla más liberada, más en paz? «Pues probablemente sí, porque el disco tiene un sonido muy espacial, muy atmosférico; y también es un disco en el cual yo no sólamente estoy señalando, sino tambien me estoy señalando a mí misma y estoy aceptando que en el amor también no sólo la gente me queda mal; yo también quedo mal, y muy mal. Creo que solía enfocarme en la parte de la relación cuando conoces a alguien y estás súper enamorado y sólo ves estrellitas; y yo siento que [ahora] estoy hablando de la parte real donde tú decides amar a alguien y ya no es tanto como lo que sientes sino cómo lo sientes, pero tú decides seguir a él y seguir trabajando y seguir, o decides dejar ir o decides aceptar, y yo quise nombrar el disco ‘Amor supremo’ porque últimamente mi camino espiritual ha sido distinto. Definitivamente estoy buscando mi verdad y cada vez siento que la encuentro más. Me he refugiado en la meditación, en el budismo, que no diría que soy budista sino que simplemente lo estoy estudiando, y me parece que yo quería llamarlo ‘Amor supremo’ porque siento que amor del que hablo ahora es un amor que va más allá de lo físico; es más como: ‘aquí está mi amor y está bien si lo quieres, y si no también está ahí.’ Y no, no se trata de egos, es algo mucho más consciente y mucho más allá que lo que es: ‘me heriste y yo me siento mal.’ Definitivamente tiene más paz, [aunque] todavía tiene rencor y dolor porque sigo siendo humano, soy un humano; pero sí siento que estoy mucho más tranquila.»

Pan Dulce Productions, y sus covers

Saliéndonos un poco del próximo «Amor supremo», aprovechando que tenía frente a mí a una gran músico quien además siempre ha mostrado gran interés por devolver esa tremenda suerte que le significó un primer empujoncito por parte de alguien que ha logrado ya el éxito, le pregunté a Carla si su disquera independiente Pan Dulce Productions seguiría apoyando a nuevos talentos; pues si bien lo ha hecho en el pasado reciente, actualmente se encuentra un poco detenido como se ve en redes sociales.

«Sí estoy muy interesada en seguir trabajando en mi productora, lamentablemente [la forma en la que opera es que] cada tres o cuatro años se junten bandas nuevas para apoyar, porque con el préstamo que se les da a las bandas con ese mismo se impulsa a otras. También yo me detuve. Obviamente hay bandas que yo digo: ‘como quisiera apoyar’. Ahorita, por ejemplo, me encanta una banda de Tijuana que se llama Jardín; es una banda increíble que me encanta, me encanta. Y hay una banda de aquí de México que se llama Ampersan que me gusta muchísimo. Creo que la chica tiene una voz impresionante, me conmueve demasiado. Entonces ahorita como no tengo los fondos suficientes para impulsar un proyecto, estoy viendo ideas de cómo apoyarlos de alguna u otra manera. Como estoy volviendo a la jugada, estoy tratando de poner mi mente en claro con eso. Me encanta apoyar a proyectos, siento que México está lleno de talento; el Noroeste tiene mucho, no creo que el Sur no tenga, pero no estoy tan familiarizada. Hay muchas propuestas, sólo que a lo mejor no tenemos a la gente correcta en los lugares correctos que puedan impulsar. Todo sigue siendo lamentablemente muy centralizado, no solo política ni culturalmente, sino nuestras propias familias no nos creen que queremos ser músicos a menos que vivas aquí. Vives en provincia y es como: ‘¿qué estás pensando?’ Mi familia no es así, pero lo veo todos los días con mis amigos; y [en cambio] aquí es: ‘ah, claro, ¡es normal!’

Por último, y tras una charla que nos llevó poco más de quince minutos, no pude dejar de compartirle a Carla que en los Viernes versionado he escrito de varios de los covers que hace. Vamos, le confesé mi fanatismo por sus versiones y le pregunté si éstas seguirían.

«Sí, claro que sí. Ahorita no lo tengo tan claro, pero me encantaría. Hay veces que me pongo medio loca y digo, ‘quisiera sacar un disco lleno de covers y asi’. Sí me encanta la idea de los covers porque siento que hay canciones que digo ‘wow’, así, ¡me enamoran, me encantan, me liberan! No sé cuándo, pero sí es algo que quiero definitivamente seguir haciendo.»

«Amor supremo» sale en noviembre, sin fecha fija aún, y significará el regreso de una de las mejores músicos que tenemos en nuestro país. Las expectativas son muy altas, pero seguramente por el talento y trabajo vertido será un material bien recibido. Eso sí, nos comemos las uñas por escucharlo completo. «Yo estoy muy ansiosa, ya quiero que lo escuchen. No sé cómo lo vayan a recibir pero a mí me fascina, me encanta, creo que nunca había sentido un amor tan fuerte por uno de mis discos. Estoy muy contenta».

 

 

Share This Article

Reconoce MX

Reconoce MX es un proyecto de difusión artística, cultural y de conciencia social que está enfocado a difundir y fomentar el entretenimiento alternativo de calidad para todo el público que comparta el mismo entusiasmo.

«Limbo», show de clown absolutamente conmovedor

Next Story »

‘El panadero’, de Germán Valdés «Tin Tan»

Leave a comment